Conocer en qué consiste cualquier tratamiento de salud antes de acceder a él es fundamental para acertar en nuestra elección. Esto se aplica evidentemente también al sector de nuestra salud dental, para la que también debemos conocer todos los detalles. Para ayudarte un poco te damos varias pautas importantes que deberías conocer sobre estos tratamientos de ortodoncia, algo que es aconsejable leer antes de proceder con estos tratamientos, generalmente muy caros y realmente incómodos.

  • No hay edad para empezar pero… A veces se piensa que los tratamientos de ortodoncia son para niños pero la realidad es que no es así, si bien es cierto algunos es mejor hacerlos antes de la adolescencia y en sí el tratamiento se facilita más a temprana edad, no hay un punto en el que por edad ya no se pueda llevar a cabo el tratamiento. Lo único que lo evita es otro problema por solucionar en los dientes.
  • Se puede comer de todo pero… Otro lugar común es pensar que la comida se limita por el uso de brackets, pero en realidad solo es poco recomendable el mascar y comer alimentos pegajosos como chicles o dulces con estas características, ya que la limpieza no será nada sencilla y se puede desprender uno de los aparatos. En sí la comida puede ser de todo, pero bien picado y sin ser pegajoso.
  • Son de metal pero… A veces no nos decidimos por el tratamiento porque pensamos que uno o dos años con  los brackets de metal será complicado en el trabajo o como parte de nuestro look diario, pero si bien es cierto existen los clásicos brackets de metal, hoy en día se pueden encontrar los aparatos en zafiro e invisalign, materiales transparentes que se conocen como de incognito por ser bien discretos.
  • Es un proceso de varios meses pero…  Sí, es un tratamiento en el que se invierten de un año hasta tres dependiendo del problema a solucionar con tu dentista, pero esto es mejor verlo como un inversión de tiempo y mentalizarse en que cada problema es distinto y puede no ser tanto tiempo como el que podrías haber imaginado en un principio.

Además los tratamientos de ortodoncia son en ocasiones necesarios, por lo que es mejor acudir al médico para un examen serio donde sepamos que efectivamente es necesario llevarlo a cabo, e informarnos con él sobre cada detalle del tratamiento a fin de disipar toda duda o temor.