1. La jaula: Si el conejo va a estar en una habitación y se va a pasar muchas horas encerrado es conveniente comprar una jaula grande. Recuerda que es necesario que salga y que se mueva, pero cuánto más tiempo pase en su cubículo más espacioso deberá de ser antes. Si se cuenta con una terraza o una habitación por donde va a poder estar a sus anchas la mayor parte del día, entonces la jaula podrá ser más pequeña, ya que solo la utilizará para dormir.
  2. Los bebederos: Los conejos no toman el agua de un platito, sino que utilizan una especie de biberones de los que chupetean para obtener el líquido que necesitan. Compra al menos uno por cada conejo que vayas a tener y recuerda cambiar el agua con frecuencia para que esté siempre fresca.
  3. Los comederos: El conejo necesitará un comedero tamaño normal para el pienso que le vayas a dar de comida y a continuación uno mucho más grande, tipo cesta, para colocar el heno. Si su jaula es muy espaciosa el heno puede estar situado en un lateral de la misma, aunque si no se eleva se corre el riesgo de que el conejo lo use para dormir y para orinar. Algunas jaulas incorporan unos ganchos para colgar el heno a cierta altura, que resultan muy cómodos tanto para la persona como para el animal.
  4. La limpieza: Vas a necesitar un cepillo especialmente pensado para desenredar su pelo y, a mayores y tan solo si quieres, uno de masajes para mimarlo. La limpieza de la jaula se realiza con material de limpieza normal del que se tiene por casa, cuidando de dejar todo aclarado y sin rastro de líquidos tóxicos. Un aspecto fundamental de la limpieza del conejo es el lecho que escojas para su jaula, donde va a realizar sus necesidades. El conejo en muchos casos aprende a usar una bandeja con arena. Utiliza una que absorba el olor y a ser posible ecológica. Algunas arenas se pueden desechar por el inodoro, evitando tener que bajar la bolsa de la basura de forma inmediata para evitar el olor en toda la casa. Recuerda que el aseo del conejo es muy importante para que no desprenda malos olores y su contacto resulte mucho más agradable.
  5. Un arnés: Si vives en el campo y te apetece sacar a tu conejo a pasear, puedes hacerlo con un arnés como el que se utiliza para perros muy pequeños o gatos, pero realizado al tamaño de tus conejos.
  6. Un trasportín: Lo necesitarás para llevarlo al veterinario o para sacarlo de casa. Los hay de muchos tipos y puedes elegir el que te resulte más práctico y se adapte mejor a tu presupuesto.
  7. Juguetes: Aunque no son perros ni gatos, hay juguetes especialmente pensados para tu conejo. No está de más llevarle uno o dos para ver qué tipo le llama más la atención.