Perdí mi vuelo, ¿ahora qué?

  • El vuelo no se realiza y se avisa con antelación. Si el pasajero compró el billete de avión pero finalmente no se va a realizar el trayecto porque no hay clientes o por falta de compensación económica, el turista se verá indemnizado. En primer lugar, recuperará el 100% del dinero que invirtió al adquirir la compra del vuelo y éste se ingresará en un plazo máximo de 30 días. Pero si además se comunica al pasajero de dicha cancelación en un plazo inferior a 10 días, éste recibirá un 10% de indemnización y de hasta un 25% si se le dice en las 48 horas anteriores a la hora prevista del vuelo.
  • Estás en el aeropuerto y tu vuelo no sale. Si has facturado las maletas, has pasado el control de embarque y cuando estás esperando que llegue el momento de la apertura de puertas te dicen que tu vuelo se ha cancelado, ¿qué tienes que hacer? En primer lugar, tienes derecho que a que la compañía de vuelo te dé una hoja impresa con las condiciones de asistencia y cancelación en caso de anulación de la ruta aérea. Por otra parte, la compañía tendrá que facilitar de forma gratuita a sus pasajeros de alimentos y bebida durante el tiempo de espera e incluso alojamiento y transporte si se requiriera pasar una noche en el lugar de salida del vuelo. Las personas con movilidad reducida o menores que viajen solos, quedarán bajo responsabilidad de la compañía hasta que se busque una solución a la cancelación.
  • ¿Cuándo puedo ser indemnizado? Si la cancelación tiene lugar 15 días antes de la salida del vuelo, se pagarán ciertas cantidades a los pasajeros por ‘las molestias’. Éstas corresponden a 250 euros si el vuelo recorre una distancia inferior a los 1500km, de 400 euros si es entre 1500 y 3500km o de 600 euros si superan los 3 mil kilómetros y medio. Sin embargo, si la compañía aérea facilita otro medio de transporte alternativo y éste no supera las cuatro horas de distancia, dicha indemnización se verá reducida al 50% del dinero establecido. Estas cantidades monetarias y condiciones como pasajeros también se aplican a aquellos turistas que sufren el conocido ‘overbooking’. Esto significa que la compañía ha vendido más asientos de los disponibles y ciertos pasajeros deben ‘quedarse en tierra’.

Mis derechos si mi vuelo sale con retraso

Otra situación habitual en un aeropuerto es que el vuelo no se cancele pero salga con retraso. Para que se dé este caso, debe ser por desavenencias climatológicas o imprevistos relacionados con el avión o personal a bordo. A los pasajeros se les deberá ofrecer comida y refrescos durante el tiempo de espera y transporte y alojamiento en caso de que sea necesario. Además, los turistas podrán exigir a la compañía aérea una indemnización por daños y perjuicios ocasionados por el retraso como pueden ser la pérdida de excursiones, de días de vacaciones, escalas, conexiones con otros transportes, alojamientos reservados… Para valorar el precio de la indemnización puede ser proporcional al total de un viaje organizado si éste se ha comprado a través de una agencia de viaje o el comentado anteriormente en relación al número de kilómetros de distancia.