La sadorexia es una combinación de la anorexia con un trastorno sadomasoquista, o lo que es lo mismo, el evitar a toda costa ganar peso y si esto no se logra, infringirse dolor por haber fallado y disfrutar ese mismo dolor. Como puedes imaginar se trata de un trastorno sumamente peligroso, pues la de por sí difícil anorexia además se combina con este placer por el dolor, mismo que causa una adicción como si se tratara de una droga.

Una persona que padece de sadorexia por lo general encuentra en esta una forma de sadismo al infringirse cortes, pequeños y controlados, a fin de castigarse o distraerse del hecho de que su organismo le pide comida.

No se debe confundir por lo tanto la sadorexia con un asunto meramente de vanidad, pues por lo general se encuentra a los pacientes con traumas emocionales, ansiedad y demás problemas como causas de esta enfermedad tan peligrosa para la salud. Un paciente puede pese a encontrarse con una extrema delgadez, verse gordo, ya que el problema real es mucho más complejo y psicológico.

Qué hacer en caso de sadorexia

Este tipo de trastornos con el paso de los años y al conocer más de ellos, han tomado seriedad pues como hemos dicho, no son simples problemas de querer verse delgada o flaco, sino que son una manifestación emocional de la persona por centrarse en otro tipo de actividades que sí pueden controlar como es el caso de dejar de comer.

En la sadorexia, esta falla o imposibilidad de dejar de comer el afectado la canaliza de forma que causa aún más problemas psicológicos en él o ella cortándose, sin mencionar que posibles infecciones pueden surgir a raíz de estos comportamientos.

Acudir a médicos profesionales es imperioso, ya que se puede creer que es algo que se puede solucionar en familia pero insistimos, los problemas que desencadenan un problema de sadorexia en la mayoría de las ocasiones son muy complejos. Cuanto antes, acuda al médico y siga las indicaciones que este recomiende, ya que la vida del paciente está en juego.