En los pedigrís pueden figurar también diferentes fenotipos que se estén investigando. Un fenotipo es, explicado de modo simple, un determinado rasgo físico o de conducta importantes en esa raza.

El diagrama de pedigrí es como un árbol genealógico en el que figuran padres, abuelos y bisabuelos del animal como mínimo. Las hembras figuran señaladas con círculos y los machos con cuadrados. Cuando se busca un fenotipo concreto se pondrá de color oscuro el círculo o cuadrado que corresponda a un animal que lo posea, y vacío de color al que no. Cuánto más completo sea el pedigrí, es decir, cuánto más atrás se remonte, más valor tendrá.

¿Quién emite un pedigrí?

Son muchas las asociaciones que han querido erigirse como las únicas válidas para emitir pedigrís, pero lo cierto es que no hay un pedigrí oficial, sino que cualquier criador o asociación puede realizarlos. El valor de dicho documento dependerá de la credibilidad y fama de quién lo emita.

Debido a esto es posible que existan fraudes, ya que no hay un inspector presente cuándo se producen los cruces. Realmente solo hay un método que garantiza que un animal tiene una herencia genética concreta al cien por cien y son las pruebas de ADN siempre y cuando haya muestras para comparar.

Dependiendo de si la asociación que lo emite tiene o no acuerdos con otras asociaciones en diferentes países, el pedigrí tendrá valor nacional o internacional.

Este documento es una guía para los criadores, ya que les permite conocer la procedencia de un animal y con eso facilita su trabajo, que no es el de producir perros a gran escala para la venta, sino el de intentar mejorar las razas mediante cruces que fomenten los fenotipos más positivos y representativos de la misma.

¿Le sirve de algo un pedigrí a un particular?

Para una persona particular que no va a cruzar a su perro, el hecho de que tenga o no pedigrí es irrelevante. El  único motivo por el que podría resultar importante es en el caso de que buscara que el animal tuviera una característica de carácter muy concreta y de este modo, sabiendo que sus padres y abuelos la poseen, quiera aumentar las posibilidades de que su animal también las tenga.

Un animal con pedigrí puede alcanzar precios muy elevados en el mercado que en ocasiones la gente tan solo paga por esnobismo, sin entender muy bien qué es lo que está abonando concretamente. Un pedigrí nos cuenta el origen del perro o nos habla sobre uno de sus rasgos, pero el carácter del animal se puede ver desde muy temprano y hay perros y gatos que sin tener papales de origen, pueden ser tan buenos compañeros como sus amigos documentados.