Generalmente, tomamos los granos o dientes de ajo, los colocamos en un mortero y los trituramos. Aunque esto no es incorrecto, podemos ahorrar mucho más tiempo y tener un estilo menos informal en la cocina, si tenemos el puré preparado, para agregar a la olla o sartén, y preparar nuestra receta rápidamente.

Claro está, siempre es otra opción a considerar el hecho de comprar la pasta hecha en el supermercado, pero si quieres un producto más artesanal, y además deseas ahorrar dinero, conoce cómo realizar tu propia pasta de ajo casera, sin invertir demasiado tiempo y con una técnica muy sencilla.

Existen muchas formas de hacer pasta de ajo, por ejemplo, los chefs profesionales, son capaces de hacer una pasta, utilizando el cuchillo, sin embargo, esta técnica es muy sencilla, limpia y fácil de hacer.

Pela los ajos

Ten a mano los ajos, y procede a pelarlos. Recuerda que para hacer esta tarea, también existen algunos trucos para pelar ajos muy sencillos. Si lo deseas, puedes comprar los ajos ya pelados.

Hay que pelar los ajos siguiendo algunos trucos o los compramos ya pelados

Colócalos en una bolsa

Cuando los ajos estén pelados, colócalos en una bolsa con cremallera. Si no posees estas bolsas, quizá puedes usar una bolsa plástica, atar la parte superior y abrir un pequeño orificio para que salga el aire dentro de ella.

Sazona los ajos

Como la idea es que los ajos queden guardados en la misma bolsa, donde prepararemos la pasta, se recomienda sazonar con un poco de sal. Ahora bien, si tienes algún sazonador especial para tus comidas, entonces agrégalo. No existe ningún problema con ello, porque la mayoría de los sazonadores vienen en polvo, así que se compactarán fácilmente con el ajo.

Si lo deseas, puedes agregar un poco de aceite de oliva, esto hará que los dientes de ajo se compacten fácilmente, cuando procedas a aplastarlos.

Aplasta

Ahora es momento de aplastar, coloca la bolsa sobre una tabla de picar, y utiliza una empalmadera, o ablandador de carne. Trata de que el golpe sea directo y constante. Una vez que has machacado todo, utiliza un rodillo para hacer que el ajo se compacte y comenzar a formar la pasta. Pasa el rodillo aplicando un poco de fuerza hasta tener la pasta y habrás terminado.