Esto compromete en muchos casos la distribución de los muebles de una cocina, por ejemplo, que tienen que tener una zona muerta para que la puerta encaje. O incluso el ancho de un mueble o de un sofá en el salón.

Con las puertas correderas se ganan esos centímetros extras, resultando muy decorativas y también muy prácticas para el día a día en el hogar. Existen en el mercado diferentes tipos de puertas correderas según en qué nos fijemos.

Puertas correderas según su sistema

Por su sistema encontramos dos tipos de puertas correderas principalmente, las que tienen las vías al aire y las que tienen mecanismo oculto.

Con vías al aire: son las más económicas porque no necesitan de obra para su instalación. Se coloca un riel en la parte superior del marco de la puerta y que se extiende hacia la pared en el lugar que ocupará la puerta cuando esté abierta o hacia la doble hoja.

La puerta irá colgada de la parte superior y se deslizará sobre este riel para abrir o cerrar. Los sistemas de deslizamiento pueden ser muy diferentes, desde los más simples, con unos ruedines que se deslizan sobre el riel, hasta los más evolucionados, con sensor de presencia y apertura automática, que se utilizan en tiendas y centros públicos.

Con mecanismo oculto: Estas puertas necesitan de una obra, ya que hay que levantar un segundo tabique fino en pladur. La puerta, al deslizarse, queda oculta entre el tabique principal y el nuevo, por lo que no se ven los rieles ni tampoco se ve la puerta cuando está totalmente abierta.

Es un sistema muy elegante, que se usa principalmente en salones y dormitorios, pero que también tiene sus inconvenientes, como en el caso de que falle algo en el sistema de rieles, que obliga a desmontar totalmente la puerta y su mecanismo.

Puertas correderas según sus materiales

Si nos fijamos en los materiales existen principalmente dos tipos de puertas, las de madera y las de cristal.

  • Las puertas de madera: Estas puertas son las que se escogen principalmente para salones y habitaciones, ya que es el material tradicional para puertas y también el más ligero. Esto permite que la puerta sea igual a las que hay en el resto de la casa que abren de la manera tradicional.
  • Las puertas de madera pueden tener también cristal como elemento decorativo, pero aquí nos estamos refiriendo a la estructura principal de la puerta de la casa.
  • Las puertas de cristal: Estas puertas son perfectas para cocinas y baños porque resisten mucho mejor la humedad y la condensación. Mientras que las puertas de madera pueden hincharse debido a esto, las de cristal permanecen totalmente inalterables.

No hay que pensar que por el hecho de ser de cristal estas puertas no ofrecen intimidad, ya que pueden ser totalmente opacas.