Este método de educación canina es uno de los que ha tomado más fuerza en Europa y no descarta ninguno de los anteriores, sino que aprovecha aspectos de cada uno de ellos, pero reafirmándolos y apoyándolos en los estudios realizados por los nuevos etólogos cognitivos y los estudios realizados en el terreno de la psicología emocional de humanos, ya que el propietario del animal y sus reacciones son también importantes a la hora de realizar un adiestramiento o educación de su animal.

Un método muy completo

Si Pavlov destacaba en el conductismo y Millán es un referente (que no creador) de las teorías instintivistas, el especialista en adiestramiento de perros-guía inglés Bruce Johnston es considerado el precursor de la psicología cognitiva-emocional y una de sus figuras de referencia.

En España destaca la figura del adiestrador Carlos Alfonso López, que desde los años noventa ha estado estudiando junto a un gran equipo esta forma de educación canina y juntos han publicado uno de los libros más importantes sobre el tema, "Adiestramiento canino cognitivo-emocional".

En estos estudios se defiende que el perro no aprende tan solo por métodos asociativos propios del conductismo, sino que también es capaz de obtener conocimientos por métodos comprensivos, es decir, puede asimilar información y aprender de la misma. No tiene un cerebro simple que responda al estímulo respuesta, sino que también posee métodos más complejos de razonamiento animal.

Se trata pues de un método mucho más complejo, más completo y que prepara al perro para manejarse a nivel social a niveles emocionales altos. Esto le ayudará a aprovechar tanto lo bueno del aprendizaje inducido como del aprendizaje extraído de la experiencia.

Diferentes etapas

Este método centra la educación del perro en varias etapas. La primera es la de aprendizaje, que comienza con una etapa de aprendizaje más mecánico que evoluciona al aprendizaje comprensivo. Tras esta primera etapa se pasa a trabajar en la socialización del perro, que debe de adaptarse a vivir con personas y con otros animales en plena armonía. La tercera etapa, la del aprendizaje experto, consiste en avanzar en lo ya aprendido, perfeccionándolo y mejorándolo a lo largo de la vida.