Así como los invitados de novia, aquellos que vengan por parte del novio suelen reunirse en la casa de la familia de él para salir juntos a la iglesia. El novio al momento de salir al lugar en donde se llevará a cabo la ceremonia lo hará acompañado por su madre.

El novio será el primero en llegar a la iglesia junto a su madre, su padre y su suegra, para darles la bienvenida a todos los invitados. Al momento de llegar a la iglesia los invitados se organizarán por orden, primero irán los familiares, ubicándose los del novio del lado izquierdo, de menor a mayor, seguido del resto de los invitados. Todo esto se organizará antes de la llegada de la novia.

El novio entrará a la iglesia acompañado por su madre y seguidos por su suegra además de su padre. El futuro esposo esperará a la novia en el altar, ocupando el asiento derecho. La marcha nupcial anunciará la llegada de la novia y dará inicio a todo el proceso ceremonial por la persona elegida para presidir la boda.

Posterior a esto, será el novio quien dicte primeramente los votos que ha escrito, en dado caso que los novios decidan seguir esta tradición, y los anunciará a los invitados para luego colocarle el anillo a la futura esposa.  

Para culminar con la ceremonia el que dirige la boda da la bendición a los novios y luego de haber firmado el acto, todos estarán listos para movilizarse al sitio en el que se celebrará la recepción.

Al momento de salir acompañan a los novios los padrinos y testigos, en este momento vuelven a dejarse escuchar los acordes de la marcha nupcial, siendo los novios quienes dejen en primer lugar la iglesia. Detrás de ellos se hallan los padres de ambos novios, con el padre del novio escoltando a la madre de la novia y el padre de la novia junto a la madre del novio como representación del nuevo enlace familiar formado, siendo seguidos por los padrinos, los pajes y damas de honor de la novia así como el resto de los invitados.

Los invitados saldrán de la iglesia formando parejas, siendo los de mayor rango los primeros en salir. Posterior a todo este proceso, se hace la acostumbrada lluvia de pétalos aunque en algunos sitios esto no se realiza o se utiliza arroz en lugar de flores.

Tras la lluvia de pétalos, o arroz, los novios se dirigen al sitio en el que se realizará la recepción seguido del resto de los invitados para celebrar la unión de la feliz pareja.