Además de ser viviendas más económicas que las tradicionales de ladrillos, las casas de madera son una alternativa con certificación ecológica. Sin embargo, éstas presentan algunas desventajas que mencionaremos a continuación:

  • Si bien la madera puede considerarse un recurso renovable, cortar árboles no es para nada ético. Volver a plantar los árboles cortados no es lo mismo que no cortarlos. La tala masiva vulnera a los árboles, que son también seres vivos.
  • Plantar árboles para reemplazar los que se han talado supone la utilización de tierra, agua para el riego y fertilizantes, incrementando la contaminación y la utilización de recursos que podrían estar empleándose para el cultivo de alimentos para los seres humanos y los animales.
  • Si la comparamos con la piedra, la madera presentar ciertos inconvenientes en cuanto a su cualidad aislante. Esto no implica que la madera no sea aislante, sino que si la comparamos con otros materiales, puede ser menos útil con respecto a dicha propiedad.
  • Las casas de madera, al igual que otros objetos y construcciones del mismo material, sufren problemas de humedad, de termitas y de moho.
  • En ciertas regiones donde las condiciones climáticas lo requieren, la madera debe recibir un tratamiento especial para asegurar su durabilidad. Aunque conviene proteger el material en todos los casos, hay áreas en las que esto no es una opción sino que es sumamente necesario.
  • En la sociedad solemos asociar las casas de madera a viviendas de mala calidad o donde viven personas de bajos recursos. Si bien esto dista mucho de la realidad, puede ser un problema a considerar por sus habitantes.

Las desventajas de las casas de madera no lo son todo, pues también tienen numerosas ventajas:

  • La madera es un material renovable, ya que su producción se puede controlar mediante la replantación de árboles en zonas de tala.
  • Si la comparamos con los materiales de construcción habituales, la madera es bastante más barata para construir una casa.
  • Ya sea que se trate de casas pre-fabricadas o construidas en el sitio, el tiempo de construcción que requieren las viviendas es relativamente menor al que se emplea con otros materiales. A lo sumo se pueden tardar 4 o 5 meses en la finalización de la casa y se requieren menos personas para el trabajo.
  • La madera es un material resistente y durable, que ofrece la misma protección que cualquier muro de piedra o ladrillos. De hecho, la madera es utilizada en muchas construcciones tradicionales, no solamente en hogares.
  • Gracias al tratamiento ignífugo especial de la madera, no supone más riesgos de incendio que las casas construidas con otros materiales. La madera suele consumirse muy lentamente cuando la ataca el fuego.
  • Otro de los puntos fuertes de las casas de madera es su estética. Sin dudas, se ven muy bonitas y elegantes. Además, cuando se trata de casas pre-fabricadas, se pueden trasladar de lugar sin mucho problema para el medio ambiente.