¿Pero que contienen estos granos de polen?

Cada grano dorado contiene aminoácidos no esenciales y esenciales con los cuales nuestro organismo puede formar las proteínas, necesarias para el mejor funcionamiento de nuestro cuerpo. También contienen una cantidad considerable de enzimas, necesarias para algunos de nuestros procesos metabólicos importantes como: la reproducción, la digestión, formación de tejidos entre muchas más. Otros elementos de los cuales están formados estos gránulos de polen, son: manganeso, cobre, hierro y otros más. Las vitaminas no podían faltar y entre ellas tenemos las vitaminas E, A, C y B que son por excelencia vitaminas con propiedades antioxidantes.

El polen de abeja puede servirnos para tratar varias enfermedades o malestares. Gracias a sus propiedades reguladoras en nuestro metabolismo pueden ayudarnos con posibles trastornos en esta área, problemas como el sobrepeso, desequilibrios menstruales o incluso con la infertilidad tanto en el hombre como la mujer. Se recomienda mucho para las personas con problemas de fatiga o estrés ya que por sus componentes pueden aliviar la posible sensación de cansancio y fortalecernos física y mentalmente. Para las personas que padecen de depresión, puede ayudarlas a mejorar su salud emocional, regenerando el equilibrio natural del sistema nervioso.

Gracias a su generoso contenido de hierro y aminoácidos es un buenísimo suplemento natural que puede ayudar a combatir casos de anemia. También puede ayudarnos en casos de problemas intestinales ya sean diarreas, estreñimiento combatiendo bacterias tipo EColi gracias al efecto antibacteriano que poseen estos pequeños granos dorados.

Formas de consumir el polen

Los adultos pueden tomar de 2 a 3 cucharaditas mientras que niños menores de 12 pueden tomar solo 1. Se debe consumir por lo menos 2 meses para poder ver un verdadero resultado. Algo que hacen muchas personas es consumirla por pequeñas dosis y luego ir aumentándola lentamente. Por su forma natural el polen vine de forma granulada y entre más fresco y crudo sea, tendrá un mejor rendimiento. Las recomendaciones dicen que se debe tomar antes de las comidas, mezclándolo con agua o si se desea agregar un poco más de sabor, se puede mezclar con yogurt o el cereal  de la mañana.

Existe un pequeño porcentaje de personas que son alérgicas al polen, así que tendríamos que tener cuidado de estar seguros que no estamos incluidos en ese porcentaje de personas. Por ejemplo si se tiene un posible caso de asma a causa de la alergia, no se recomienda el consumo del polen. Si no se tienen este tipo de problemas, el polen de abeja puede ser un recuerdo natural que puede beneficiar su organismo.