El pepino contiene propiedades que son beneficiosas no solo para la piel o para el organismo de las personas sino para la salud en general, además puede comerse crudo y es un excelente acompañante en  las ensaladas. Está compuesto en su mayoría de agua y a pesar de eso posee vitaminas, minerales y antioxidantes, que proporcionan lo necesario para que el cuerpo humano se mantenga en un estado saludable y vivo sin importar la edad que se tenga.

Se pueden aprovechar las propiedades del pepino de muchas maneras, este contiene fitonutrientes que son sustancias químicas naturales y que a su vez se encargan de aportar el color y el sabor  a las plantas, las protege de los rayos ultravioletas y las ayuda a combatir infecciones bacterianas. Estas actúan como antioxidantes al proteger el ADN celular de mutaciones que pudieran provocar el cáncer y desactivan sustancias de origen cancerígeno al desintoxicar el cuerpo de los agentes causados por la contaminación ambiental del entorno de manera que fortalece el sistema inmunológico, además de evitar que se desarrollen enfermedades crónicas y degenerativas. Este cuenta además con flavonoides como la quercetina, apigenina, luteolina y el kaempferol, razón por la cual el pepino previene la inflamación y promueve el metabolismo de carbohidratos.

Es fuente de vitamina K y por eso funciona como un antiinflamatorio, al igual que gracias a la luteolina, y antihemorrágico, también es productor de vitamina C, A, B, E, de potasio y magnesio por lo tanto ayudan a la purificación del sistema cardiovascular. En el pepino hace presencia el sílice y el manganeso el cual permite el buen y adecuado desarrollo de los huesos mientras que el primero mencionado es útil para la salud de las uñas, cabello y los tejidos musculares. Es importante mencionar que también está compuesto de hierro, calcio y fósforo.

Debido a su alto contenido de agua mantiene el cuerpo hidratado de manera que previene las arrugas y protege los riñones, y su bajo aporte de calorías y de hidratos de carbono hacen del pepino  un alimento que ayuda a la pérdida de peso y si se consume como licuado agregándosele jugo de limón es un buen purificador del organismo que también ayuda a perder peso eliminando las toxinas que el cuerpo no necesita, además es capaz de disolver cálculos renales.

Cabe destacar que no solo se pueden aprovechar sus propiedades comiéndolo crudo en ensaladas sino que también se puede utilizar su cáscara en tratamientos estéticos, dado a que es ahí el centro de concentración de ácidos como el cafeico y el ascórbico que mantienen la piel saludable y alivian irritaciones al disminuir inflamaciones, es recomendable consumir el pepino con la cáscara debido a que contiene un alto porcentaje de vitaminas, asimismo existe un método clásico que se basa en cortar  el pepino en rodajas y aplicarlo sobre los ojos para desinflamar las bolsas formadas debajo de ellos y así disminuir las ojeras.

Si se coloca sobre la piel afectada en caso de hinchazón e irritación, el pepino puede ayudar a combatir enfermedades como el eczema y la soriasis, ayuda a aliviar quemaduras causadas por la exposición al sol, regenera los tejidos, es decir, es un buen cicatrizante y fortalece los tejidos conectivos del cuerpo como lo son los músculos, los cartílagos, los tendones y ligamentos, entre otros gracias a que contiene sílice, el cual es un principal componente en las cremas dermatológicas contra el acné y demás enfermedades del cutis.

El consumo del pepino, gracias a su alto contenido de fibra, favorece el proceso de la digestión y previene el estreñimiento debido a que limpia los conductos intestinales, repara la mucosa del intestino y protege el estómago evitando la pesadez y la acidez. Ayuda a disminuir el nivel del colesterol y la tensión arterial, de igual forma posee una hormona necesaria para que el páncreas produzca insulina por sí solo, es decir que previene la diabetes y permite equilibrar los niveles de ácido úrico sobre todo en las personas que padecen de retención de líquidos o hipertensión.

Hay cosas referentes al pepino que pocas personas conocen como el beneficio que le proporciona a las encías y su manera de asegurar el buen aliento al eliminar las bacterias que producen el mal aliento, al igual que es una cura ante la resaca.

Todas estas propiedades se pueden aprovechar si se agrega el pepino a la dieta diaria, por lo que su consumo frecuente muestra mejoras notables en el organismo. Sin embargo, es importante recordar que todo en exceso es perjudicial y el pepino no es la excepción así que si se consume en exceso puede causar deshidratación debido a las propiedades diuréticas tan fuertes que posee pero esto es muy poco común porque para que esto ocurra debe haber una inmensa, casi exagerada, cantidad de pepino en el organismo, y a pesar de proteger el estómago también puede ser dañino para aquellas personas que tienen un estómago sensible debido a que su alto nivel de cucurbitacina produce gases estomacales y si no se mastica bien puede incluso causar indigestión.