Lo cierto es que la moringa, planta que regala todas sus partes para el consumo humano y para nuestro beneficio (se aprovechan todas las partes de la planta, desde las raíces, las flores, las hojas hasta las semillas). Esto hace que su consumo sea muy frecuente, pues para la medicina posee unas propiedades benéficas gracias a la cantidad de vitaminas, minerales, ácidos grasos y proteínas que posee.

La raíz, por ejemplo, tiene propiedades diuréticas, ayuda con los problemas del sistema circulatorio y a regular el aparato digestivo (previene el estreñimiento y la diarrea). Las semillas, por su parte, poseen propiedades antibacteriales y las flores son ricas en antioxidantes y aminoácidos. Las hojas se caracterizan por sus funciones antibacteriales, antiinflamatorias y antivirales.

Sobre estas últimas se sabe que la presencia de proteínas; minerales (hierro, fósforo, potasio, calcio), ácidos grasos esenciales, vitaminas A, C (sus hojas contienen más vitamina C que la naranja) y parte del complejo B le hacen un fuerte componente. Estas hojas se pueden consumir crudas, como ensalada, e incluso como infusión logrando notables beneficios.

Las raíces de la moringa, además de una fuerte función diurética,  mejoran los problemas circulatorios y del corazón. En su forma de jugo, untado sobre piel irritada, puede mejorar esta condición.

Las bacterias presentes en el agua son eliminadas por las semillas de los frutos de la moringa, y pueden ayudar a purificarla para hacerla útil para el consumo humano mediante un proceso de filtrado.

En realidad las hojas son las que más activos poseen. Se dice que con tan solo algunas de estas se obtiene el valor nutritivo necesario para salvar una vida en caso de desnutrición. No por gusto esta planta es tan famosa en África.

No es recomendable ingerir cualquiera de sus partes en ayunas, ya que ejercería función de laxante. En caso de consumo de medicamentos, tampoco es positivo consumirla, pues ayudaría a adelgazar la sangre y a debilitar el organismo. Ello se ve reforzado con la lactancia y el embarazo.

Así, con tan solo unas letras, ya se puede conocer la magia de este árbol maravilloso, que puede resultar tan grande de tamaño como tan llena de beneficios. Ya conocemos todas las cualidades beneficiosas que presenta la moringa como planta medicinal, no dudes en consumirla para obtener estos beneficios, aunque recomendamos consultar con un médico antes de recibir cualquier tratamiento natural con este ingrediente y cualquier otro.