Es muy conocido que el limón es un antioxidante por excelencia y que incluso puede ayudarnos a eliminar las molestas y antiestéticas manchas en nuestro cuerpo, pero también puede servirnos para otros beneficios. El limón es uno de los alimentos que no pueden faltar en nuestro hogar ya que nos sirve tanto para comidas saladas como para deliciosos postres y no olvidemos las ensaladas. Muy aparte de los usos comestibles también nos sirve para usos de limpieza, así que es muy recomendable que no falten los limones en nuestras cocinas.

El limón no es un lujo y es muy accesible en cualquier supermercado, incluso si tienes las condiciones necesarias puedes fácilmente hacerte de un lindo árbol de limones, no son difíciles de mantener y puedes beneficiarte incluso de sus hojas, recordemos también que es uno de los grandes proveedores naturales de vitamina C. El origen del limón proviene de las heladas tierras del Himalaya, pero su facilidad para reproducirse lo ha hecho que pudiera llegar a todas partes del mundo. Su flor es pequeña y aromática, pareciéndose un poco a las flores de azahar.

Además de la vitamina C, también posee fibra, potasio y calcio.  Su piel también nos aporta aceite esencial que nos sirve para fines medicinales o de belleza. La vitamina C es muy importante ya que nos beneficia mejorando nuestro sistema inmunológico, encargado de ayudarnos con las posibles enfermedades que atacan nuestro cuerpo. También como comentábamos es un excelente antioxidante natural que nos ayudara a retardar el envejecimiento celular y así evitar probables enfermedades de tipo degenerativo. Por sus beneficios el limón es muy recomendado en personas que están bajo mucho estrés, fuman demasiado o tienen problemas respiratorios como el asma.

El limón también nos ayuda a luchar contra infecciones gracias a su acido cítrico tiene componentes que combaten las bacterias, virus, parásitos e incluso hongos, dando muy buenos resultados en enfermedades como los hongos en las uñas, herpes, parásitos intestinales, acné entre otras mas. También nos ayuda a eliminar el mal olor en nuestro cuerpo por ejemplo de los pies o las axilas e incluso el mal aliento.

También es un buen diurético que puede ayudarnos a eliminar el exceso de líquidos, también nos ayuda a  mejorar nuestro sistema linfático así como a eliminar el acido úrico de nuestro cuerpo. El exceso de líquidos puede darse por tener mucho potasio o vitamina K y si no se maneja a tiempo puede traernos muchos problemas. Por otra parte la fibra que encontramos en el limón es rica en pectina y esto nos ayudara a reducir la absorción de las grasas y azucares en nuestro intestino, beneficiándonos para evitar posibles casos de sobrepeso o diabetes.

Sin que nos demos cuenta, el limón es uno de los alimentos con mayor porcentaje alcalino, ayudándonos con esto a aumentar el pH en nuestra sangre. Usualmente el pH suele estar acidificado y aunque parezca raro por su naturaleza acida, el limón nos ayudara a regular esta peligrosa situación, ya que esta acidificación puede ser muy peligrosa.