Los podemos comer además en panes, como postres con nueces o como parte de una comida salada con un gustito dulce, y gracias a esta versatilidad  es fácil hacer parte de nuestra dieta a los higos secos. Vamos a ver los motivos para recomendarlos para nuestra alimentación analizando algunas de las propiedades más importantes para el cuidado de nuestra salud.

Estos son los beneficios de los higos secos

  • Hipertensión: los alimentos que contienen altos porcentajes de potasio son buenos para regular la circulación y presión sanguínea, y el higo seco contiene un alto grado que nos ayuda a prevenir y combatir problemas de hipertensión que en sus más grabes consecuencias pueden provocar una embolia.
  • Buena digestión: el higo seco es un alimento rico en fibra, y como ya lo sabes esto ayuda a que el tránsito lento se regularice y los problemas de estreñimiento se controlen. Además auxilia a bajar de peso evitando que los alimentos se sobredigieran en el organismo.
  • Diabetes: es una fruta que ayuda a controlar los niveles de colesterol y glucosa en la sangre, por lo que es una fruta seca que se recomienda a los enfermos de diabetes, y como es dulce, calma la ansiedad que se puede desarrollar en las personas que viven con este padecimiento.
  • Anemia: la falta de hierro en la sangre puede provocar la anemia que a su vez genera cansancio, mareos y debilidad a quien la padece. Una manera natural de recomponer el organismo que presenta una baja en el hierro es comiendo higo seco, ya que es un alimento alto en este mineral esencial de la sangre.
  • Diarrea, deshidratación y músculo: el potasio es necesario para reponer lo líquidos en el organismo si se ha padecido de diarrea, deshidratación o si se quiere ganar músculo. El higo es una excelente forma de ganar potasio para el organismo y una alternativa al plátano cuando este nos cae mal o nos provoca alergia.

Cuidado con sus calorías

Eso sí, es necesario que nos midamos en su consumo porque a pesar de tener todos estos nobles beneficios para nuestra salud los higos secos son alimentos altamente calóricos que debemos consumir con moderación. Aunque, como no se tratan de azucares refinados o grasas saturadas, las calorías del higo seco son buenas como las de las nueces por lo que comerlas regularmente tampoco nos aportará kilitos extras, así que ¡a disfrutar con moderación!