A continuación te explicamos todos los beneficios y propiedades de las guindillas, qué aporta este ingrediente para el cuidado de tu salud. Seguramente te sorprenda conocer muchas de las propiedades de este ingrediente:

  • Afrodisiaco en la guindilla: Bueno, ese calor del que hablábamos al iniciar el artículo también se ve manifiesto en nosotros que nos sentimos “hot” al comer guindilla, ya que tiene fama de levantar las pasiones por estimular las endorfinas gracias a su alto contenido de vitamina C.
  • Oxigena la sangre: Gracias a que oxigena la sangre la guindilla ayuda a combatir el colesterol malo, a estimular la circulación y a ayudar a combatir las enfermedades cardiovasculares, así como las hemorroides. Olvídate además de los infartos al consumir guindilla.
  • Para adelgazar: Como mantiene al intestino en movimiento ayuda a una buena digestión para así no sobredigerir los alimentos y tomar más grasas de estos. También se dice que la guindilla ayuda a adelgazar porque nos sentimos más saciados al comer con ella y así comemos menos.
  • Para mantenernos jóvenes: Los antioxidantes son la fuente de la eterna juventud, y la guindilla tiene capsaicina que produce en nuestro cuerpo valiosos antioxidantes para retardar los efectos de la edad.
  • Capsaicina contra el cáncer: Pero eso no es todo, sino que la capsaicina también reduce el crecimiento de las células cancerígenas según se ha comprobado en diversos estudios.

La dieta mexicana tiene opciones muy interesantes para hacer más tolerable al paladar la guindilla que se puede consumir también en polvo, te recomendamos comerla con fruta muy dulce como el mango o la sandía, así como con fruta ácida como la manzana verde o el membrillo, los sabores son explosivos y deliciosos.

Cuándo no se recomienda comer guindillas

Pero como ya lo dijimos no todos pueden comerla por su picor, y aunque tiene todos los beneficios antes mencionados también tiene sus contraindicaciones como por ejemplo no comerla cuando se padece de un intestino delicado, úlceras intestinales o colon irritable, tampoco cuando se padecen agruras.

Además el excedernos en el consumo de guindilla puede producirnos los síntomas anteriores porque es un alimento fuerte y pesado para el intestino si se come en abundancia. Procuremos siempre tener en mente que ningún exceso es saludable.