De esta planta se utilizan las hojas y a veces las semillas pero éstas no están muy estudiadas.

Ha sido probado en problemas de depresión también y en glaucomas producido por diabetes y degeneración muscular debido a la edad.

Hojas del árbol Ginkgo Biloba

Árboles milenarios para nuestra salud

La especie Ginkgo Biloba es una de las más antiguas en el mundo puede vivir hasta mil años y sus usos vienen de la antigüedad hay referencias de él en los libros más antiguos. Actualmente se lo encuentra comercializado en tés, pastillas, las semillas tostadas es muy consumida en Japón y China, aunque hay estudios que aseguran que no son seguras para comer.

En medicina, la manera segura de saber si en posible de consumir o no, lo estudia la “Natural Medicines Comprehensive Database” que es una base de datos de medicamentos naturales y ellos los clasifican determinando si se pueden usar o se han encontrado inconvenientes en su uso.

Aplicaciones medicinales del Ginkgo Biloba

Del Ginkgo Biloba esta institución ha dicho que es posible consumirla en los siguientes casos con buena efectividad:

  • Alzheimer y otros trastornos de memoria, dando como resultado una mejora en los síntomas de la enfermedad en algunos casos en otros no se observó cambios.
  • Problemas de reconocimientos a causa de la vejez, el ginkgo brinda un cambio en las funciones cerebrales con respecto al pensamiento y su generación de ideas, memorias en especial la visual, etc.
  • Para la concentración en el estudio, así como mejora las funciones cerebrales de los ancianos también lo hacen en los jóvenes que estudian brindando una mayor rapidez en la asimilación de contenidos.
  • Respuesta al dolor, en todo lo que sea dolor muscular y dolor por el frío en especial en manos y pies, este extracto alivia los síntomas y descongestiona la zona.
  • Mareos producidos por vértigo, en este caso brinda una sensación de equilibrio muy importante.
  • Fibromialgia, aquí también es notoria la mejoría que brinda con muy poco consumo.

No se aconseja el consumo en niños aunque éstos presenten poca concentración o se espere una mayor respuesta en el estudio. Y, como siempre, nunca está demás consultar al médico.