Estas son las presentaciones más habituales en las que se utiliza este ingrediente como tratamiento para diferentes problemas de salud:

  • Sulfato de magnesio. Es el magnesio en pastillas o sobres que se toma como cualquier otra vitamina o complejo vitamínico, tanto incluido en estos como de manera individual. Es habitual tomar magnesio si se recomienda un tratamiento de colágeno para fortalecer las articulaciones. El magnesio ayuda asimilar mucho mejor el colágeno y por tanto lo hace más efectivo, por lo que es habitual que se vendan preparados que incluyan ambos productos.
  • Carbonato de magnesio. Es un potente laxante. Se suele presentar en polvo y se toma disuelto en agua. No se debe de tomar
  • Lactato de magnesio. Se receta para tratar diarreas y problemas estomacales. Incluso se puede dar en inyecciones.

¿Para qué se usa el cloruro de magnesio?

El cloruro de magnesio se puede emplear con diferentes fines, pues dentro de sus propiedades encontramos que resulta beneficioso para tratar diferentes problemas de salud. Estas son las principales aplicaciones o usos de este preparado:

  • Purifica la sangre. Ayuda a equilibrar el pH de la sangre gracias a que consigue que esta se purifique mejor y más rápidamente.
  • Beneficia a los riñones. Estimula el funcionamiento de los riñones, lo que ayuda a su funcionamiento más óptimo.
  • Reduce el colesterol malo. Si se toma habitualmente está demostrado que baja los niveles de colesterol malo de la sangre.
  • Ayuda a combatir el cansancio muscular. El cansancio muscular suele estar producido por pequeñas lesiones que gracias al cloruro de magnesio se recuperan mucho más pronto. Por eso es recomendado a deportistas y a personas que están comenzando a hacer deporte para evitar las agujetas.
  • Contribuye a la fortaleza de los huesos. Es útil para ayudar a evitar la descalcificación de los huesos. Sobre todo en mujeres que están pasando la menopausia.
  • Es útil para evitar depresiones. Vitaliza las funciones cerebrales relacionadas con el equilibrio mental, lo que ayuda a no caer en la depresión y a mejorar si se sufren estados de nervios.

¿Cómo se prepara?

La manera más fácil de tomar el cloruro de magnesio y aprovechar así sus principales propiedades es comprando los sobres que ya vienen preparados y que se venden bajo diferentes marcas comerciales. Si se compra cristalizado la dosis es de 30 gr de cloruro de magnesio por cada litro de agua.

Se deja hervir y a continuación se guarda en un bote cerrado. Se consumen dos cucharadas al día a partir de los 35 años y media cucharada en personas más jóvenes.

Contraindicaciones del cloruro de magnesio

Aunque este ingrediente tiene una gran cantidad de aplicaciones para cuidar nuestra salud, existen algunas contraindicaciones que debemos tener en cuenta, casos en los que no deberíamos consumir el cloruro de magnesio:

  • No se debe de consumir en caso de insuficiencia renal. Aunque hemos dicho que es bueno para los riñones, si ya existe un daño en ellos no los ayudará, sino que puede hacerlos empeorar.
  • Tampoco se debe de tomar si se padecen diarreas o colitis, ya que tiene efecto laxante.
  • No se recomienda tomar cloruro de magnesio a la vez que se toma un tratamiento de antibióticos, ya que puede hacer que disminuya el efecto del medicamento.