Seguramente tienes un ordenador portátil, una tableta o un Smartphone que quieres utilizar, tal vez, desde tu habitación en una segunda planta de la casa o un ambiente bastante alejado del sitio donde se ubica el módem. Pero cuando la señal es débil o directamente no llega allí donde quieres usarla, es un problema.

Hay varias alternativas para resolver la mala señal o la falta total de la misma. A continuación, te compartimos tres maneras de mejorar el wi-fi de casa.

  • Colocar un punto de acceso inalámbrico (Access point): Si deseas fortalecer la señal wi-fi de tu router o modem, un punto de acceso básico puede servirte. Este tipo de dispositivos no realiza tareas extra, pero puedes conectarlo en la misma habitación que tienes el router y crear una red wi-fi independiente del mismo. Conectado a través de un cable Ethernet, probablemente este punto de acceso te brindará mejor señal, más potente y más rápida que la red inalámbrica de serie, ya que su función es mejorar y potenciar la señal. No obstante, si el inconveniente se debe a la gran distancia entre el router y la habitación donde quieres utilizar el wi-fi, o si las paredes son tan gruesas que atenúan la señal, el punto de acceso tal vez no sirva.
  • Instalar un amplificador-repetidor de señal: Este tipo de dispositivo detecta la señal inalámbrica, la regenera y la amplifica. Existen modelos con salida cableada y otros que pueden tomar la señal wi-fi directamente del router o modem. Tienen diferentes configuraciones, ya sea como simples repetidores, como “puentes” (para enviar la señal a otro dispositivo similar), como punto de acceso o como “cliente” (para conectarse mediante un cable, por ejemplo, a una consola de juegos). Los amplificadores o repetidores son fáciles de instalar. Solamente debes enchufarlos al tomacorriente y enseguida comienzan a funcionar. Posiblemente tengan un botón de sincronización. Si la señal wi-fi es muy débil, deberemos encontrar un punto intermedio de la casa de modo tal que llegue la señal a todos los rincones. Como resultado, podremos perder algo de potencia, pero mejoraremos el alcance de la red inalámbrica.
  • Reutilizar un viejo router: Probablemente tengas algún router en casa que haya quedado en desuso. Pues la buena noticia es que puedes darle una nueva vida a esos dispositivos que has dejado llenar de polvo en el cajón: emplearlos como puntos de acceso inalámbricos. Para poder hacer esto, debemos colocar el viejo router en la habitación donde la señal no llega o es débil y así crear una red inalámbrica alternativa, conectándose al router principal mediante cable Ethernet, señal wi-fi o a través de un adaptador PLC. La conexión a través de la señal inalámbrica no parece ser la mejor opción si el problema es que la red no llega a ese punto de la casa. La vía más estable es conectarse al router a través del cable Ethernet, aunque esto genera problemas estéticos (hacer llegar un largo cable a la habitación donde está el router principal). Por último, el PLC usa la red eléctrica. Si la red es de calidad, puedes comprar un PLC pero el mismo sale más caro que un nuevo router. Otro aspecto negativo es que debes configurar el router alternativo, por lo que no es una solución tan simple.

Si tienes problemas con la señal wi-fi, no sufras más. ¡Utiliza alguna de estas opciones y olvídate del inconveniente!