Ya no salta como loco al ver la correa y quizás se haya vuelto un poco más gruñón y malhumorado. Tenemos que ser muy cariñosos, nuestro abuelito tiene derecho a gruñir un poco después de todo lo que nos ha dado a lo largo de su vida.

Estos son cuatro de los problemas más comunes en perros ancianos, los achaques más frecuentes por la edad avanzada de nuestros perros, algo que te ayudará a saber cómo cuidarlos para que no sufran durante esta última etapa de su vida:

  • La obesidad: Hemos dicho que un perro anciano no juega tanto como un perro joven y eso también se traduce en problemas con el peso. No es lo mismo un animal activo que no para de moverse que otro que está siempre tumbado.
  • Es bueno darles comida adecuada para las diferentes etapas de su vida, ya que no va a necesitar tantas calorías ahora que se ha vuelto más tranquilo y su organismo se ha ralentizado. La obesidad en sí no es el problema, sino todo lo que puede llevar acarreado, como la diabetes, problemas en articulaciones o incluso problemas circulatorios.
  • Pérdida de visión: Los ojos son otro de los puntos débiles de nuestros perros, que pueden sufrir de cataratas y otros problemas en los ojos con el paso del tiempo. Nuestro veterinario nos puede dar una medicación adecuada para conseguir que el problema no avance y no degenere en una ceguera.
  • Problemas en la piel y el pelo: Aparición de alergias que hasta ahora no se tenían, pérdida excesiva de pelo, urticarias... estos son algunos de los problemas que pueden surgir como consecuencia de una caída en las defensas causada por la edad.
  • El veterinario puede recomendar tomar vitaminas o complementos alimenticios que ayuden a paliar las carencias debida a que ya no asimilan tan bien los nutrientes de su comida.
  • Problemas cardíacos: El corazón también envejece, por lo que el perro puede comenzar a jadear cada vez que tenga que correr o incluso parezca que tiene dificultades para respirar correctamente estando en reposo. Se recomienda revisión veterinaria si aparecen estos síntomas ya que si bien son cosas de la edad, no por ello deben dejar de tratarse para impedir su avance.

Sin duda, los cuidados de los perros deben estar presentes durante toda su vida, desde que es un cachorro hasta que ya es anciano, sin embargo, debemos tener especial atención durante esta etapa final en la que los perros suelen tener diferentes problemas de salud. El cariño que nos han dado con su compañía durante años que han pasado a nuestro lado se lo debemos devolver con creces en el momento que más lo necesitan.