Preparación del viaje: destino, alojamiento, transporte

  • Destino. A muchos padres primerizos les asusta la idea de sacar a su hijo fuera del país en las primeras vacaciones, pero todo depende del lugar al que os trasladéis. Si optáis por Europa podéis acceder a una tarjeta sanitaria temporal en la que no tendréis problemas si necesitáis cualquier urgencia médica durante el viaje. Sin embargo, si pensáis en un lugar más alejado como Estados Unidos o el Caribe, os recomendamos que llevéis con vosotros todo tipo de medicinas ya que allí la Seguridad Social es privada y por lo tanto se tienen que pagar grandes sumas de dinero ante cualquier incidencia médica. Si preferís ‘ir a lo seguro’ y quedaros en vuestro propio país, os recomendamos un destino de playa donde el bebé pueda disfrutar de buenas temperaturas y una zona tranquila donde sus padres también estén relajados.

La playa es un buen destino para el bebé en un viaje

  • Alojamiento. Si hasta ahora habéis pasado vuestras vacaciones al aire libre alojándoos en camping os adelantamos que con la llegada del bebé tendréis que ir más preparados que cuando eráis una pareja. Si pensabais dormir en una tienda de campaña, pensad que no dispondréis de aseo propio, ni armario ni un colchón adecuado para que el bebé descanse. Y aunque pasar las vacaciones ‘de acampada’ es muy divertido para los hijos, os aconsejamos que lo hagáis cuando sean algo más mayores y puedan jugar y disfrutar de la naturaleza. Por lo tanto, en las primeras vacaciones con el bebé es preferible un apartamento u hotel. En este último no tendréis que preocuparos por recoger el alojamiento ya que contaréis con servicio de habitaciones, aunque también tenéis que tener en cuenta que el gasto en comidas y cenas será mayor.  Y es que alojándoos en un apartamento podréis disponer de cocina propia y estar más tranquilos especialmente si el bebé no es ‘buen comedor’.
  • Transporte. Elijáis el medio de transporte que sea, los bebés no suelen pagar por lo que ahorraréis en ese sentido a la hora de desplazaros. Sin embargo, tenéis que tener en cuenta que necesitaréis transportar más equipaje que cuando os movíais siendo dos: carrito de bebé, cuna, silla de coche si vais a alquilar un vehículo… La cuna podéis ahorrárosla si elegís un alojamiento que disponga de ella o la sillita de coche os la podéis evitar si no os vais a mover en vuestro viaje, pero el carrito sí que será indispensable en vuestras vacaciones. Consultar los precios de facturación si estáis pensando en realizar un vuelo, mirar las condiciones de transporte de autobús y tren y calcular a cuánto pueden ascender los gastos en combustible si utilizáis vuestro propio coche. Una vez hechos los cálculos, elegir la opción más económica a la par que rentable pensando siempre en vuestra comodidad y la del bebé.

Transporte para un viaje con el bebé

  • Alimentación del bebé. Dependiendo del destino que finalmente habéis elegido, podréis adquirir o no los productos nutricionales y habituales del bebé. Así que antes de ‘dar por sentado’ que podréis comprar su comida en vuestras vacaciones consultar por Internet los supermercados que hay disponibles en la ciudad. Siempre es aconsejable que lo llevéis desde vuestro destino de origen, por lo menos los productos que más gustan a vuestro hijo; eso sí, si voláis recordad que no podéis facturar ni líquidos ni alimentos procedentes de animales. Una vez en el destino, darle al bebé siempre agua embotellada y comprobar que esté totalmente hidratado ya que tanto si elegimos un lugar de costa o de montaña las altas temperaturas puedan ocasionar ‘golpes de calor’. También es preferible que el agua esté a la temperatura ambiental en vez de dar agua fría, al menos que el agua haya estado en un sitio muy caluroso o expuesto directamente al sol.