Estos consejos te ayudarán a centrarte un poco cuando de ropa de bebé se trata, y así evitar gastos innecesarios que pueden hacer que los ahorros para los meses que vienen se desequilibren.

  • Valora más la calidad que la moda: Los bebés con ropa moderna o fashion suelen llamar la atención, seguramente les favorece mucho más que prendas más tradicionales, pero antes que la estética veamos la utilidad cuando hablamos de ropa de bebé, ya que unos vaqueros, aunque probablemente le queden bien, pero serán bastante más cómodas para vestir a nuestro pequeño las prendas fabricadas con algodón. No olvides además su ropa interior, ya que la piel del bebé es propensa a irritaciones, granitos o resequedad que se puede ver afectada por costuras y ropa que no sea de algodón. En general, sería bueno ropa suave y que resulte sencilla de cambiar, sobre todo teniendo en cuenta que recién nacido es cuando más pañales vamos a cambiar.
  • Ropa de estación: El estar arropado o no pasar calor es imprescindible para el bebé, por lo que escoger su ropita dependiendo de la estación en la que llegará y pasará sus primeros meses de vida es también muy importante. Ciertamente un poncho puede lucir muy tierno, pero si el bebé llegará en verano es necesario planear su guardarropa en base al clima de esta estación.
  • No compres demasiada ropa: Seguro has contemplado con admiración lo mucho que los bebés crecen semana a semana, por lo que te recomendamos que no inviertas demasiado en ropita de bebé, ya que en realidad los pequeñitos la usan apenas por un mes o incluso semanas, y como la comodidad y usar ropa holgada es tan importante para el bebé, no es recomendable usar la ropa hasta que les quede ajustada al cuerpecito.
  • Disfruta de las compras por la ilusión: Aunque en definitiva no decimos que evites comprar ropa, sino que disfrutes del momento de ilusión de esperar a tu bebito más que de la sensación de comprar, por lo que procura hacerlo como un momento de disfrutar la dulce espera.

Con la ayuda de estos pequeños consejos esperamos que puedas disfrutar de comprar la ropita de tu bebé, pero también puedes planear estas compras a fin de no derrochar o sacar de equilibrio tu economía en este proceso.