Al momento de nacer tu bebé se le hacen todos los chequeos pertinentes a fin de detectar cualquier problema que no haya sido encontrado en su momento y comprobar que esté en perfectas condiciones. Se le pesa y se le mide, algo muy importante, pues según la OMS al nacer un bebé debe medir poco menos de medio metro y pesar poco más de 3 kilogramos. Luego, durante su primer año de vida irá creciendo lentamente hasta triplicar su peso y aumentar su altura aproximadamente un 50%. Por lo que se estima que un bebé de 1 año de vida debería andar midiendo 75 centímetros y pesar entre 9 y 10 kilos.

Obviamente es solo una referencia, hay bebés más pesados o más delgados, y más altos o más pequeños, pero se estima que cuanto más cerca esté a esos números mejor para su salud. En cuanto a las niñas no hay tanta diferencia, suelen medir casi lo mismo, un poquitín menos en promedio y pesar casi 1 kilogramo menos.

La cabeza del bebe suele estar bastante desproporcionada respecto del resto del cuerpo, esto es normal, y a medida que crecemos se va “normalizando”. Un bebé recién nacido sea varón o mujer tendrá un perímetro cefálico de 35 centímetros en promedio y al año uno de poco menos de 50 centímetros.

En cuanto a sus características físicas, en el primer trimestre, se la pasan siempre acostados, ya que su cuello es muy débil como para soportar el peso de la cabeza. Si se le acerca otro humano sonreirán, sobre todo si es alguien conocido o sus padres y puede hacer pequeños movimientos con sus manos.

Pueden emitir algunos sonidos pero nada identificable, y su visión tiene un alcance muy corto, todo lo que esté más de unos pocos metros de distancia lo verán borroso, por lo que le llamarán más la atención objetos de colores fuertes.

En el segundo trimestre de vida pueden tomar objetos con más facilidad, pueden mover ya sus partes más que antes pero no pueden sincronizar pies y manos, sin embargo pueden gatear muy lentamente y de forma tosca. Su visión mejora un poco, aunque sigue teniendo un alcance muy corto, sin embargo ya reconocen a las personas por sus rostros.

Su cuello está fortalecido, pudiendo ya sostener el peso de la cabeza sin problemas. En el tercer trimestre el bebé ya tiene movimientos un poco más coordinados, gatea más rápido y puede sentarse en el suelo. Tambiénpueden llegar a pararse por sí solos, pero es posible que las primeras veces tengan miedo y no logre volver a sentarse. Es muy común verlos parados inmóviles llorando porque no logran volver al suelo. Con ayuda de un adulto pueden lograr caminar un poco.

En el último trimestre pueden llegar a decir alguna palabra pero sin ningún significado (el típico “gugu gaga”). También ya tienen la capacidad de arrojar objetos, y a final de esta etapa puede darse el momento en que dan sus primeros pasos por si solos.