Para poder curar o aliviar este problema, primero deberemos llegar a la fuente del problema y ver que nos está causando ese desequilibrio en nuestra circulación. Debemos recordar que para que nuestro cuerpo este en perfectas condiciones a forma general, debemos tener una buena alimentación. Las comidas balanceadas y saludables nos ayudaran a tener menos problemas en nuestro sistema como el estreñimiento. Debemos regular nuestros alimentos ya que de nada servirá la medicina si no tratamos el mal desde el interior.

Lo que se recomienda para iniciar una dieta más balanceada es la de evitar comer alimentos con grasas animales, también regular las carnes rojas, el azúcar y la sal. Tenemos que agregar en nuestra dieta más frutas, endulzantes naturales como el yogurt y las verduras. Es muy importante que bebamos mucha agua y dejemos un poco de lado las bebidas azucaradas como las sodas, café o incluso el té. Se recomienda mejor hacerse jugos naturales usando miel o beberlos solo con la azúcar natural de la fruta.

También para evitar los problemas de estreñimiento podríamos consumir linaza, ya que esta contiene mucha fibra. La linaza podemos encontrarla en varias presentaciones desde la semilla, polvo para hacer refrescos o pastillas. Aparte de ayudarnos contra el estreñimiento, nos proporciona valiosos antioxidantes y anticancerígenos. Elementos naturales como el aceite de ciprés puede ayudarnos con nuestros problemas de circulación. Otro suplemento que puede ayudarnos es el Omega-3, este suplemente lo podemos encontrar en forma de pastillas o de forma natural en algunos pescados.

Un método para aliviar un poco la inflamación es aplicar lavados de agua fría que podrían aplicarse en tandas de 10 minutos. Dado  a que estar mucho tiempo parado o sentado molesta demasiado, se recomienda pasar en lo más posible recostado y estirado. También para prevenir las hemorroides debemos en su forma moderada realizar alguna actividad física. Una buena alimentación con actividad física pondrán a nuestro cuerpo en buen estado. Por otro lado evitar actividades fuertes como correr, ciclismo  o levantar objetos demasiado pesados.

La limpieza debe ser un punto muy importante a evaluar ya que se debe mantener la zona limpia para evitar más infecciones. Esta recomendación incluye el no rascarse el área afectada con ningún objeto, recordemos que esa área es sumamente delicada y aunque nos den ganas de rascarnos, no debemos hacerlo. Existen muchas cremas para quitar el picor de la zona, también para evitar el dolor mientras estamos sentados podemos usar algún cojín o almohada para acomodar mejor la zona. Comienza a prevenir esta molesta enfermedad regulando tu forma de alimentación y dándole al cuerpo el mantenimiento que necesita.