Lo mejor que podemos hacer ante las pulgas es prevenirlas. Esto se consigue mediante una buena higiene durante la cual revisaremos bien el pelo y piel de nuestro peludo para asegurarnos de que no hay parásitos. Pero también es necesario utilizar pipetas para evitar el contagio.

Aunque nuestro animal no salga de casa, puede contagiarse de pulgas ya que nosotros mismos podemos llevar en nuestros zapatos o ropa huevos de pulga que ha dejado otro animal en el suelo o en algún lugar con el que entremos en contacto. Incluso podemos llevar directamente alguna pulga que si bien no se quedan en nuestro cuerpo, nos usan como transporte y, al localizar a una mascota, se cambian inmediatamente y toman posesión de su nueva víctima.

Dado que las pulgas se reproducen de una manera excepcionalmente rápida, no son necesarios demasiados huevos para tener en poco tiempo una auténtica invasión.

Restos de pulgas sobre el pelo de una mascota

¿Son todas las pipetas iguales?

No, hay diferentes tipos de pipetas según el fin que estemos buscando. Algunas son efectivas solo para las pulgas, otras incluyen también a las garrapatas y algunas tienen función para desparasitar también de los gusanos intestinales.

También son diferentes las utilizadas para perros y para gatos. Las pipetas para canes pueden contener permetrina, muy tóxica para los felinos. No intercambies los medicamentos y evitarás problemas.

Debemos de ser cuidadosos con la dosis y respetar la que corresponde a nuestro animal según su peso. No por poner más producto vamos a acabar antes con las pulgas y podemos causar una intoxicación a la mascota o una irritación seria en la piel.

Recuerda que la medicación contenida en la pipeta es absorbida y se distribuye por toda la piel de un modo muy rápido, por lo que no es necesario poner líquido en diferentes zonas del cuerpo. El motivo por el que se recomienda ponerlas en el cuello, hacia el lomo, es porque allí no se llegan para lamerse y quitarse el producto.

No se debe de bañar al animal al menos durante los tres días siguientes a la aplicación de la pipeta.

¿Hay que tomar otras precauciones?

Los huevos de las pulgas pueden haber sido depositados en cualquier zona de la casa. Las favoritas de las pulgas son sofás, colchones y alfombras, por lo que debemos de rociarlo todo con un spray insecticida para eliminarlas.

Si tenemos un suelo de madera es probable que hayan depositado huevos en las grietas de la madera. Para eliminarlos aspira bien todo el suelo y a continuación pasa una mopa cubierta por un paño desechable.

Si el problema persiste puedes espolvorear el suelo con tierra de diatomeas, un insecticida natural. Se deja que actúe y a continuación se aspira o barre. A veces las pulgas pueden ser difíciles de eliminar y hay que repetir varias veces los procesos de desinfección hasta librarnos totalmente de ellas.