La llegada de un bebé siempre es motivo de alegría y una ocasión perfecta para reunir a tus familiares y amigos y compartir con ellos una velada inolvidable durante las últimas semanas del embarazo. Y es que cada vez es más común que los futuros padres quieran organizar una baby shower; es decir, una fiesta en la que poder desvelar a vuestros invitados el sexo de vuestro hijo, mostrar cómo ha quedado la habitación que ocupará el pequeño o el momento en el que vuestros allegados podrán haceros los primeros regalos por el nacimiento del pequeño. ¿Necesitas ideas para una baby shower? ¿No sabes qué pasos tienes que seguir o cómo prepararla? Nosotros resolvemos todas tus dudas.

5 pasos para planificar la babyshower

  1. ¿Cuándo y dónde? Lo más habitual es que los padres organicen la baby shower unos dos meses antes de la fecha prevista para el nacimiento, ya que en las semanas previas al parto la madre especialmente suele estar más cansada y puede ser realmente agotador preparar este tipo de fiestas. Generalmente se opta por hacerlo en la propia vivienda de los futuros padres ya que en esta ocasión se suele mostrar a los invitados los muebles y ropa que se ha comprado para el bebe o los regalos que se han ido recibiendo por parte de otros allegados. Si es una fecha donde prima el buen tiempo, puedes escoger un escenario al aire libre y celebrarlo en un parque, la terraza de tu casa o pasar un día en el campo.
  2. Invitaciones. Llega el momento de decidir quién quieres que asista a esta pequeña fiesta, y una vez creado el listado, hay que elegir el tipo de invitaciones. Puedes descargar plantillas de Internet, hacerlas tú mismo o ir a una imprenta y encargarlas; esta última opción es la más cara aunque también te permitirá tener más tiempo para otro tipo de preparativos. En cualquier caso, las invitaciones de baby shower deberán tener dibujos o elementos infantiles así como incluir la fecha y lugar de la fiesta. Además de ser la forma de avisar a los asistentes de que queréis que estén en este día tan especial, es una oportunidad para decir a tus allegados, a través de la invitación, el sexo del bebé o mostrarles una ecografía del pequeño.
  3. Decoración. Te recomendamos que para la decoración de la baby shower te centres en una paleta de colores y a partir de ahí decidas que tipo de elementos quieres incluir. ¿Rosa si el bebé es niña y azul si es niño? Escapa de los condicionantes sociales y utiliza aquellos colores que os gusten a ambos o aquellos tonos que habéis utilizado para el futuro cuarto del ‘peque’. Los globos y guirnaldas no pueden faltar para darle el tono infantil que debe tener toda baby shower. Puedes hacer un gran cartel con el nombre del bebé o diciendo si finalmente es un niño o una niña. Para los centros de mesa puedes hacer ‘brochetas de chucherías’, colocar peluches o hacer pequeñas tartas de pañales que luego podrás utilizar cuando nazca.
  4. Comida / Merienda. ¿No sabes si preparar comida o merienda? Te recomendamos que si vas a tener muchos asistentes te centres en una merienda, y que en cualquier caso prepares algo para ‘picar’. Sandwiches, montaditos, encurtidos, patatas; si te manejas bien en la cocina puedes preparar alguna de tus especialidades y si te gusta la repostería es la ocasión perfecta para hacer galletas o bombones caseros. Lo importante no es qué van a comer tus invitados, sino que podáis compartir todos juntos un día perfecto.
  5. Detalles. Y para agradecer a todos los asistentes que no hayan querido perderse la fiesta de vuestro bebé, qué mejor que entregarles unos pequeños obsequios. Podéis hacer los recuerdos para baby shower vosotros mismos ya que generalmente no se regala nada excesivamente caro, sino que se trata de dar algo simbólico que les recuerde que falta muy poco para el nacimiento del pequeño. Podéis regalar una fotografía vuestra en la que se vea el vientre de la madre o hacer copias de alguna de las ecografías que os hayan hecho a lo largo del embarazo.