Prepara la cita

Salvo que sea una emergencia, lo ideal es preparar la cita con anticipación, a fin de saber a qué hora deberás estar en el consultorio y programar el resto de los demás aspectos. Dependiendo del protocolo de la clínica, deberás hacer algunas llamadas para confirmar, y estar en el lugar con antelación.

Planifica cómo te trasladarás al lugar

Arregla todo lo necesario respecto al traslado al lugar de la consulta. Esto es fundamental para que llegues a tiempo y no tengas estrés. Si te vas en bus, entonces sabrás que debes salir de casa con anticipación, tomando en cuenta la distancia que hay desde casa hasta el consultorio. También deberás consultar si hay algún familiar o amigo que te acompañe y citarlo en casa con tiempo para la visita.

Ropa cómoda

Muchos padres visten a su hijo con la mejor ropa para ir al médico, olvidando que es preferible una ropa más sencilla pero que sea cómoda para quitar, a fin de facilitar el reconocimiento médico. De modo que la única característica que debe tener la ropa que use tu bebé para asistir a  la consulta, es la comodidad.

Controla el estrés

Recuerda que cualquier cosa puede pasar, mucho más si tienes estrés. Así que procura controlarlo, y resolver de forma calmada cualquier imprevisto que se presente. Igualmente, aunque no lo creas, si la madre está estresada, el bebé puede percibirlo y contagiarse de esa mala energía lo que a su vez generaría más estrés, por lo que debes impedir que esto suceda.

Escoge a un pediatra de confianza

El hecho de presentarte ante un pediatra desconocido, también puede ser un factor negativo al momento de hacer la primera visita de tu bebé al médico. De allí la importancia de escoger a un pediatra de confianza, para que el hecho de desconocer al doctor no sea otro factor de estrés.

Información a mano

Es fundamental que si tu hijo presenta algún síntoma, si quieres preguntar algo sobre cómo cuidarlo, si el doctor pregunta cuándo fue la última vacuna, o qué medicamento estás utilizando para una determinada patología, tengas toda la información a mano, con el fin de optimizar un juco  médico.