La inflación consiste en el aumento de los precios de diferentes productos y servicios, especialmente aquellos que tienen mayor demanda, como por ejemplo los pertenecientes al sector alimenticio. Esto se produce por diversas causas, y siempre es señal de irregularidades en las economías nacionales. Para enfrentar y prepararte con un presupuesto elaborado en función de ella, debes poner en práctica estas iniciativas:

Índice de inflación

Lo primero que debes hacer es investigar cuál es el índice mensual de inflación, anunciado por el Banco Central de tu país, o en todo caso por la encuestadoras de economía. Una vez que tengas estas información, deberás hacer la planificación de tu presupuesto, agregando un porcentaje más alto que el señalado en estas cifras en todos los precios.

Por ejemplo, supongamos que durante un mes la inflación es de 0,4%, en ese caso, el incremento que deberás presupuestar debe ser de 1 %. En caso de que la proyección no se cumpla y no debas gastar el dinero presupuestado, entonces ahorra el excedente.

Reduce tus deudas

Ciertamente, reducir las deudas es algo fácil de decir, pero muy difícil de lograr. No obstante, siempre debes jerarquizar al momento de adquirir una deuda, evaluar si es realmente necesario, y además el interés que deberás pagar respecto a ella. De modo que si no puedes evitar endeudarte, puedes escoger un método cuyos intereses no aumenten al mismo ritmo inflacionario, como por ejemplo un crédito bancario o las tarjetas de crédito.

Compras anticipadas

Las compras anticipadas son una forma ideal de protegerse ante el aumento de precios. Así que si está dentro de tus posibilidades, adquiere aquellos productos y servicios no perecederos que utilices regularmente y que estén propensos a incrementar con el paso del tiempo. Esto será fácil de identificar, ya que probablemente has notado el incremento en sus precios, como antecedentes inflacionarios.

Invierte en propiedades

Generalmente en las economías inflacionarias, el dinero en efectivo deja de tener valor cada vez, mientras que los bienes adquieren más valor con el paso del tiempo. En este sentido, puedes invertir tu dinero en alguna propiedad, lo que representará un ahorro importante que tendrá más validez en el futuro, precisamente debido al incremento de los niveles de inflación.