Se trata de diferentes consejos que puedes aplicar a la hora de elaborar un plato donde el principal ingrediente sea el pavo, cuando es más necesario que su carne resulte jugosa y sabrosa, no excesivamente dura o insípida. Estas son nuestras sugerencias:

  • Inyéctalo: El primer consejo que te damos para que un pavo quede jugoso es reconocer que esta ave es seca, por lo que debemos añadir nosotros mismos esos jugos de los que carece para que se cocine en ellos. Con la ayuda de una jeringa regular que puedes conseguir en cualquier farmacia o con una especial para pavo, inyecta la receta de tu elección. Hay quienes inyectan vino blanco o rosado, otras recetas recomiendan jugo de piña, otras, mantequilla derretida, así como otro tipo de jugos como de uva o naranja.
  • Báñalo: Otra acción imprescindible si queremos un pavo bien jugoso es bañarlo con sus propios jugos. Cada 20 minutos es recomendable tomar varias cucharadas del propio jugo que el ave suelte por la cocción y bañarlo en él. Esto sin embargo a pesar de darle un color excelente, no es suficiente para evitar que se reseque, por lo que es más bien un consejo complementario a humectarlo o inyectarlo.
  • Huméctalo: El uso de grasas como mantequilla, aceite de olivo, grasas vegetales o tocinos es también otra forma de evitar un pavo seco, pero ojo, no solamente es recomendable untar con estas grasas, sino levantar la piel y añadir la mantequilla o el aceite entre la carne y la piel, para así lograr que sea la piel la que absorba sus sabores y humectación.
  • Usa una bolsa para horno: Una opción que no sabe fallar pues primeramente cocina el pavo en su propio vapor y jugos es usar una bolsa de horno, las venden en supermercados en temporada decembrina y si no lo venden en tu país, puedes pedirlas por internet ya que son muy económicas.
  • Si todo lo anterior no funciona, gravy: Finalmente, si tras todos los esfuerzos el pavo se siente reseco, te recomendamos hacer un gravy con sus propios jugos para así servir este plato cubierto con gravy. En media barra de mantequilla cocina ¼ de taza de harina hasta que el aroma cambie a una harina tostada, agrega dos tazas de caldo del pavo y reduce hasta obtener un gravy ligero o espeso según tu gusto.

Esperamos que todos estos puntos que te ofrecemos te resulten útiles para lograr cocinar el pavo del modo adecuado, para obtener un resultado tierno y jugoso.