Receta y elaboración del kéfirkraut

Se necesita un frasco de vidrio de boca ancha y un plato de vidrio sobre el que se coloca un peso de un kilo. La base es repollo blanco con zanahoria (o nabo, manzana y brócoli) a eso se le agregan algas marinas rehidratadas, un puñado de germinados y kéfir hidratados. Se va machacando para que vaya largando el jugo y se condimenta a gusto con hierbas aromáticas, jengibre, ajo, ají picante, etc., va en gusto el condimento.

En el frasco se acomodan los nudos de kéfir (en lo posible en bolsitas de tul cuando se desea volver a utilizarlos) si se piensan consumir se pueden colocar sueltos. Se va agregando la mitad del preparado de verduras presionando con un aro de madera o la mano para que se vaya prensando, se coloca otra vez kéfir y el resto de las verduras, si se preparó mucha cantidad se puede hacer varias capas sino con dos está bien. Con cada capa se presiona para obtener el prensado bien uniforme. Cuando queda un cuarto de frasco sin llenar se lo tapa con hojas de repollo grandes presionando también para que quede bien sellado. Por encima se coloca el plato y el peso de un kilo. Los ingredientes quedan cubiertos por su jugo si esto no sucede agregar agua limpia. Cubrir con bolsa plástica para que no ingrese polvo ni insectos y resguardarlo en un lugar donde la temperatura sea de 20 a 22 grados

Al 3° día se retira e exceso de espuma, la fermentación estará en su punto justo al 4° día si estamos en verano o al 5° si estamos en invierno. Esto se comprueba con las tiritas de ph que tiene que dar entre 4 y 5.

Se quita el peso y se lo deja en la heladera 4 o 5 días más para que la maduración se complete. Siempre el líquido debe cubrir las verduras si esto no pasa agregar agua.

Y ya está listo para consumir, si las verduras no están crocantes es porque fermentó demasiado. Se conserva en heladera mientras dure la preparación.