Es muy sencillo pero antes de empezar debemos ver las indicaciones del paquete que hemos comprado de cuscús, porque si bien es cierto comercialmente se vende el precocinado, es necesario ver el tiempo de cocción que cada cuscús necesita.

Primeramente añadiremos las porciones de agua que nos dice el empaque hasta hervir, adicionando además sal o un cubito de pollo o res al agua, así como una cucharadita de aceite. Es necesario salar el agua como si fuera la sal que se usará en el guiso de cuscús.

A continuación adicionamos el cuscús cuando el agua hierva revolviendo siempre para evitar que este se pegue. Tapamos la olla y bajamos el fuego lo más posible pues básicamente la cocción se trata de una rehidratación del cuscús.

Tras 5 minutos de cocción, destapamos y veremos que el agua se deberá haber consumido o que el cuscús se la ha “chupado”, inmediatamente lo debemos separar con un tenedor como si se tratara de arroz y lo dejamos reposar un minuto antes de servir.

Te mostramos a continuación un ejemplo de receta que puedes preparar con cuscús preparado tal como te hemos descrito antes. Se trata de tabulé, un plato muy exquisito que comibna muchas verduras para acompañar el cuscús.

Receta de tabulé

  • 2 tazas de cuscús
  • 1 pepino
  • 20 tomates cherry
  • ½ cebolla morada
  • Un puñito de menta fresca
  • Un puñito de perejil fresco
  • Un puñito de cilantro fresco
  • El jugo de un limón amarillo
  • Pimienta y sal al gusto
  • Una cucharadita de aceite
  • Agua la necesaria

En una cacerola cocina el cuscús como te hemos mencionado. Antes de dejar enfriar bañamos con el aceite el cuscús a fin de que este no se pegue.

Los pepinos los picamos finamente extrayendo las semillas y los agregamos al cuscús una vez que este esté frio. Rebanamos a la mitad los tomates y los adicionamos. Picamos también finamente las hierbas y adicionamos. Finalmente condimentamos en cuscús y bañamos con el jugo de limón antes de revolver todos los ingredientes.

Para un toque de ácido y dulce puedes añadir arándanos al tabulé o trocitos de mango, esto no es de lo más tradicional pero será un gusto gourmet que seguro te encanta. Además si el picante te agrada no olvides adicionar chile picado de tu elección y evitando las semillas y las venas para que no sea muy picoso.