Planificar los aspectos esenciales

  • Fecha. Si habéis fijado un periodo de 4 o 3 meses para la celebración, puede que tengáis problemas a la hora de encontrar ‘un hueco’ en los restaurantes, pero lo mejor es que fijéis una fecha concreta e intentéis que los demás se acoplen a vuestras peticiones. Si os amoldáis a lo que los del banquete os digan, puede que el lugar donde se lleve a cabo el enlace os pida otro día porque lo tengan ocupado. Importa vuestra decisión, y la fecha por lo tanto es lo primero que debéis decidir y a partir de ahí buscar el sitio ideal.
  • Tipo de boda. Dependiendo de si es por la iglesia o una boda civil tendréis más facilidades en un lugar u otro. Os recordamos que la mayoría de bodas por el juzgado se hacen en viernes y que primero deben haceros un ‘pequeño estudio’ para evitar los matrimonios de conveniencia. Por lo tanto, tanto decidáis casaros delante del altar o frente a un juez, el papeleo burocrático hay que ponerlo en marcha en el mismo momento que hayáis elegido fecha. Para las civiles os pedirán la partida de nacimiento y para las religiosas la partida de bautismo; para esta última debéis pedirlo en la iglesia donde os bautizaron y puede que os puede llegar a cobrar hasta 30 euros por ello.
  • Presupuesto. ¿Cuántos van a asistir a la boda? O mejor dicho, ¿con cuánto dinero contáis para invertir en la celebración? Aunque cada restaurante ofrece unos precios, calcular una media de 100 euros por invitado y a partir de ahí haced un cálculo aproximado del presupuesto con el que contáis. Tened en cuenta que los invitados generalmente ‘dan un regalo’ a los novios, que en el caso de que sea económico, os hará recuperar en parte el dinero invertido.
  • Banquete. Al tratarse de una ‘boda express’, puede que os pongan pegas sobre que ya no tienen hueco para la fecha que pedís. ¡Pero tranquilos, hay muchos restaurantes! Y precisamente un evento que no esperaban y en un periodo tan breve les viene genial para asegurarse el dinero que supone un banquete de boda. Si tenéis varias opciones, podréis hasta negociar precios con los locales ya que todos querrán contar con vuestro enlace en tan sólo 3 meses.
  • Invitaciones. ¿3 meses y vuestros invitados no se lo esperan? Las invitaciones hoy en día no dejen de ser un mero acto simbólico que se hace como tradicionalmente se ha llevado a cabo. Pero en la actualidad, la mayoría de nuestros invitados saben que tienen una boda antes de que les llegue la invitación. Por lo tanto, nuestro consejo es que los aviséis por otras vías de comunicación más inmediatas y que más o menos podáis hablar con ellos directamente si van a poder a asistir al evento. Una vez que estén avisados, poneros con la elaboración de las invitaciones. Hay ideas muy originales y rápidas, incluso hoy en día muchos optan por mandarlas con correo electrónico.

Los novios no deben descuidar…

  • Vestidos. ¿Has elegido ya la fecha? ¡Pues mira el vestido de novia ya! No decidimos que sea imposible comprar un vestido de novia a falta de 3 meses para casarse, pero sí que es una ardua tarea ya que generalmente hay que hacer retoques que sólo una modista profesional puede llevar a cabo. Intenta resolver el tema del vestido en un mismo día e intenta no ir a más de dos boutiques para tu elección. En cuanto a los novios, al ser generalmente más decididos que las novias no suelen tener problema en la necesidad de comprarse el traje de forma rápida.

Los vestidos suelen ser costosos si tenemos tan poco tiempo, será necesario recurrir a una modista

  • Maquillaje y peluquería.  Déjalo para lo último ya que hay otros preparativos que requieren de mayor atención, pero tampoco descuides el maquillaje y peinado que llevarás el día de la boda. Lo ideal es que la misma persona que te peine sea la que te maquille y a poder ser que pueda ir a tu casa para ello; merece la pena pagar un poco más y no tener que desplazarte el día del enlace.

El maquillaje y peluquería es uno de los últimos aspectos que deberemos cuidar

  • Luna de Miel. Es fácil buscar un viaje de novios cuando aún queda 90 días para marcharos, así que sólo tenéis que poner el dedo en el mapa, ver el presupuesto que queréis destinar a ello y visitar alguna agencia de viajes. Pedir un presupuesto aproximado sin compromiso, y después, mirar desde vuestra casa por cuánto os saldría organizarlo ‘por vuestra cuenta’. La agencia de viajes nos ahorra muchos trámites que cuando vamos con el tiempo justo no queremos estar haciendo, por lo que valorar si realmente sale mejor organizar vosotros mismos la Luna de Miel o no.

Otros preparativos a tener en cuenta

Y todavía nos quedan algunos preparativos a tener en cuenta que tampoco debemos descuidar como los anillos, fotógrafos, baile nupcial, ramo de novia, detalles de invitados, coche de novios… Este último es el más fácil de solucionar, ya que cualquier elegante coche y adornado con varios lazos nos hará el papel que deseamos en ese día. El ramo de novia te lo pueden elaborar en la floristería que elijas, los anillos los puedes elegir en un mismo día y los fotógrafos es preferible que te dejes guiar por conocidos que ya los hayan contratado y hayan quedado contentos; así te evitarás más quebraderos de cabeza. En cuanto al baile, dependiendo del tiempo que quieras invertir en ello podrás hacer una coreografía más o menos elaborada; nuestro consejos es que no dediques más de un minutos al ‘baile clásico’ y después inaugures la pista de baile con alguna canción del momento de forma graciosa y que haga reír a vuestros invitados.