1. ¿Qué puedes contarnos sobre ti?  Esta suele ser una pregunta introductoria para ‘romper el hielo’ al principio de la entrevista y que sea el candidato el que comience a hablar. Ten en cuenta que si estás realizando la entrevista es porque les ha gustado tu CV, sin embargo, hazle un breve resumen de tu formación y experiencia y qué te ha llevado a solicitar el puesto de trabajo.
  2. ¿Conocías nuestra empresa? Esta es tu oportunidad para agradar al seleccionador y demostrar todo lo que sabes sobre la compañía y que vean tu interés por formar parte de su equipo. Pero si nunca habías oído hablar de esta empresa o no te ha dado tiempo de buscar información sobre ella para estar informado, muéstrate sincero pero sin denotar desinterés; o simplemente intenta esquivar la pregunta con una diplomática frase como “no he tenido el placer de conocerles anteriormente”.
  3. ¿Por qué dejaste tu último empleo? Aquí se puede ser sincero o no; lo que importa en ese momento es que el seleccionador no se lleve una imagen equivocada del candidato. Argumentar por qué ya no estás en un anterior empleo y decir la verdad no siempre puede agradar a una empresa, ya que ha podido ser por diferencias de opiniones entre el superior y el empleado u otras cuestiones que no tienes por qué tratar en una entrevista de trabajo. Así que en cualquier caso, haz que tu respuesta sea breve y no de pie a que el entrevistador siga indagando en ello.
  4. ¿Cuáles son tus puntos fuertes y débiles? Esta pregunta la podrán hacer abiertamente de este modo o que hagan enumerar al candidato varias virtudes y varios defectos de él mismo. ¿Ventajas? Si la llevas preparada podrás destacar de ti lo que quieras y demostrar que eres un candidato perfecto para cubrir el puesto. ¿Inconvenientes? Si no la llevas preparada puede resultar un tanto incómoda ya que hay que ser cauteloso con las cosas negativas que uno puede decir de sí mismo.
  5. ¿Prefieres trabajar en equipo o solo? Ante esta pregunta hay que contestar al instante con un rotundo “en equipo”. Ningún superior quiere empleados independientes, ya que aunque quizá por su puesto de empleo vayan a trabajar solos, siempre les gusta que interactúen con el resto de sus compañeros.
  6. ¿Has trabajado alguna vez bajo presión? Hayas trabajado bajo presión o no, tienes que acabar esta respuesta diciendo abiertamente que estarías dispuesto a trabajar bajo presión si las necesidades del proyecto así lo requirieran. Si anteriores empleos lo has experimentado, destaca que el haber trabajado con estrés te ha ayudado a aprender a saber controlar la presión.
  7. ¿Por qué deberías ser tú y no otro candidato? Aquí puedes remitir a las virtudes que has expuesto antes, o si no habías tenido ocasión de hacerlo ‘sacarlas a la luz’. Haz referencia a los otros candidatos diciendo que quizá podrían realizar la tarea pero tú te diferencias de ellos por algo concreto.
  8. ¿En qué empresa te gustaría trabajar? Siempre contesta  el nombre de la empresa que te está entrevistando y céntrate en el puesto de empleo al que optas. Puedes dar a entender que en un futuro te gustaría conseguir un puesto superior con dedicación y esfuerzo, pero primero habla al entrevistador del presente.
  9. ¿Cómo te ves dentro de 5 años? Lo que se busca con esta pregunta es ver el grado de implicación del candidato con la empresa si ésta decidiera hacerlo su trabajador. Por lo tanto, lo importante es que digas que en esa empresa; aunque queda a tu elección aspirar a un puesto superior o no en tu respuesta. Siempre y cuando no suene prepotente, demostrarás al seleccionador tu interés por evolucionar y crecer en el interior de la compañía.
  10. ¿Cuánto crees que debes cobrar? El sueldo suele estar fijado por la empresa y no es negociable en una entrevista de trabajo; sin embargo, es conveniente que te prepares esta pregunta para evitar una situación incómoda. Para no ‘venderte’ demasiado barato o demasiado caro, deja que sea la compañía la que lo decida ya que al fin y al cabo ellos tienen la última palabra. Siempre podrás negociarlo si no estás conforme en el momento de firmar el contrato. Para ‘devolverle la pregunta’ comenta que quieres un salario acorde a tus responsabilidades y que preferirías que la cifra la considerara la empresa.