¿Cuánto vive un conejo?

Un conejo sano puede vivir de seis a ocho años. Se sabe de casos que han superado los diez años. Sin embargo, muchos de los que compramos en tiendas de animales no superan los dos años debido a que para conseguir una mayor rentabilidad, se cruzan una y otra vez entre hermanos causando de este modo problemas genéticos.

¿Son caros de mantener?

Los conejos no son especialmente caros de mantener. Necesitan una jaula, pienso especial, pequeñas cantidades de verduras frescas y heno. También necesitan sus comederos y bebederos y un cepillo. Algunas personas los sacan a pasear con un arnés por campos cercanos. Como cualquier animal precisan de sus visitas al veterinario y como buen mamífero sus vacunas.

No olvides tener siempre a disposición de tu conejo agua en un bebedero especial, llamado popularmente biberón. Ellos beben por este sistema de goteo tanta agua como un perro de un tamaño mayor que ellos.

¿Pueden estar sueltos en casa?

Si, si tenemos una habitación en la que puedan estar seguros. No es aconsejable que vaguen a sus anchas por la casa ya que roen todo lo que encuentran. Esto no solo puede hacer que nos llevemos un disgusto con sofás o ropa de cama, sino también que se ponga en peligro la vida del animal al comerse un cable. Aunque algunos conejos aprenden a hacer sus necesidades en un arenero como los gatos, lo normal es que realicen sus necesidades por toda la casa causando problemas higiénicos.

¿Conviven con perros y gatos?

Con los gatos suelen convivir sin problemas. Normalmente o se llevan bien o se ignoran ya que el conejo es demasiado grande para que el gato lo considere una presa. Sin embargo, con perros hay que tener cuidado ya que hay razas que pueden considerar a este animal una estupenda fuente de proteínas y no otra mascota de la familia.

¿Son sociables?

Lo conejos son animales muy sociables, que pueden llegar a establecer lazos afectivos con miembros de la familia y a los que les gusta jugar. Generalmente conviven bien con otros conejos, aunque hay que separar a machos y hembras si no están esterilizados ya que se reproducen con gran facilidad.

Normalmente, quién nunca ha tenido un conejo como mascota se sorprende positivamente al descubrir el comportamiento alegre y juguetón de estos animales y cómo interactúan con nosotros, aunque evidentemente debemos de saber comportarnos con ellos de una forma diferente que con otros animales, comprendiendo su forma de ser y respetando sus particularidades.