Las opiniones están divididas, algunos opinan que no es así y otros que el calor puede afectar a nuestro bebé y nuestra circulación, o que pese a ser mínima la radiación que emana el portátil, esta puede llegar a afectar el crecimiento del pequeño en sus primeros meses de gestación. Veamos algunas opiniones y decidamos por nosotros mismos que acciones tomar al respecto.

El calor que emite es mejor evitarlo

Como sabes, el útero en el embarazo mantiene un calor que es perfecto (en un máximo de 36 grados Celsius), de hecho, el ambiente que se crea en ti es el mejor y más sano para el desarrollo del bebé y su correcto crecimiento. Por eso, podemos deducir que alterar ese perfecto equilibrio puede en primera instancia incomodar al bebé y en segunda desatar una serie de inconvenientes para este.

Además, durante el embarazo los estados de fiebre se deben mantener muy bien regulados y bajo supervisión médica por la infección que sugieren y por la temperatura elevada, por lo que colocar la laptop sobre nuestras piernas o sobre nuestro vientre seguro afecta la temperatura corporal estable que es el mejor ambiente para el pequeño que se está gestando.

Radiaciones desde el portátil

En este sentido de las radiaciones, no estamos en realidad proporcionando las radiaciones de un reactor nuclear o algo parecido, sino que son mínimas las que emana cualquier dispositivo como ordenador portátil, teléfono móvil o Tablet. Pero aun cuando sabemos esto, es recomendable advertir que el regazo o la pancita de bebé no es el mejor lugar para colocar la laptop incluso para el aparato, ya que está diseñado para permanecer en un lugar sólido como una mesa o escritorio.

Así, lo mejor es usar una mesita de desayuno, un escritorio o cualquier mueble que nos ayude a mantener el portátil alejado de nuestro bebé que se aún está formando, porque si bien es cierto, como lo hemos visto, los peligros no son altos, siempre es mejor prevenir que lamentar.