Indicar los idiomas en el currículum

  • Por niveles. Una de las formas más extendidas, especialmente en los territorios hispanohablantes, para indicar los idiomas en el currículum es otorgando un nivel aproximado de nuestro conocimiento en la lengua. Generalmente se especifica en tres grandes bloques: bajo, medio y alto. Pero lógicamente, un idioma no se puede clasificar a ‘grandes rasgos’ de este modo, ya que puede que haya variaciones. Es decir, en ocasiones un candidato controlar mejor la comprensión y redacción de un idioma que poder mantener una conversación profesional con una persona nativa. Por lo tanto, si optamos por valorar nuestro conocimiento de otras lenguas mediante ‘niveles’ debemos plasmar de forma muy concreta cada apartado del idioma diferenciándolo en “hablado”, “escrito” y “leído”.
  • Sistema europeo. La opción más recomendada para los candidatos y totalmente obligatoria para aquellos que se postulen a trabajar en otros países es el sistema homogéneo que se utiliza en el continente europeo para clasificar el manejo de un idioma. Éstos se clasifican en 6 bloques: A1, A2, B1, B2, C1, y C2. Incluso para el inglés, el nivel B2 se clasifica a su vez en “intermedio” y “avanzado”, ya que este último corresponde al nivel con el cual se adquiere el First Certificate. Las tablas de equivalencias del marco europeo clasifican con C1 y C2 a los candidatos cuyo manejo del idioma es máximo convirtiéndolos incluso en bilingües de una lengua. Pero no hay que auto-otorgarse uno de estos 6 niveles, sino que hay que consultar nuestro verdadero conocimiento a través de una prueba o tras haber realizado un examen oficial que nos evalúe con dicha calificación.

¿Qué nivel me corresponde?

  • Bajo. Para los candidatos que opten por otorgarse un nivel aproximado del dominio del idioma tendrán que tener en cuenta algunas características antes de decidir si realmente manejan como dicen esa lengua. Un ‘nivel bajo’ hace referencia a personas que saben usar en frases cortas y sencillas los tiempos de pasado, presente y futuro; además, comenten errores de forma frecuente, pueden tener una conversación muy básica y el vocabulario es escaso.
  • Medio. ‘Nivel medio’ se entiende a aquel que puede hablar o escribir con frases más complejas pero que todavía le falta fluidez en la conversación; el vocabulario es extenso pero carece de conocimientos sobre aspectos técnicos o sobre una determinada materia. Esta es la calificación más difícil para determinar porque es un momento en el que el candidato puede determinar con ello ser útil o no para la empresa. Muchas empresas buscan una persona que hable con soltura pero no exigen que sepa escribir perfectamente ya que igual en su puesto de trabajo sólo va a comunicarse oralmente. A medida que seas más específico al detallar esta calificación, más oportunidades tendrás de obtener el trabajo.
  • Alto o bilingüe. Por ‘nivel alto’ entendemos aquel que permite hablar, escribir y entender con fluidez cualquier tipo de temática tanto por la estructura de sus frases como por su vocabulario; casi no comete errores y se desenvuelve en todo tipo de situaciones. Para poder decir que se es ‘bilingüe’ el candidato debe pensar en ese idioma y tener la capacidad de hacer traducciones sin dificultad en esa lengua.