El Pole Dance es el popular baile que se realiza en una barra, muy habitual de los salones de “streaptease” pero que tiene una importante aportación para el entrenamiento físico. Podemos ejercitar buena parte de los músculos del cuerpo y además mejorar nuestra capacidad pulmonar y cardíaca gracias a los ejercicios que se pueden realizar en esta barra. Así que te explicamos qué beneficios te puede aportar el Pole Dance y algunos consejos que debes tener en cuenta para así tratar de evitar posibles lesiones originadas por su práctica.

Beneficios

Además de fortalecer tu cuerpo desde los brazos hasta las piernas, perderás muchas calorías en poco tiempo. Las sesiones de pole dance varían según la persona y sus características, aunque pueden llegar a ser extenuantes, es recomendable que sigas las indicaciones del entrenador, la cantidad de calorías que se pueden perder en una sesión van desde 500 a 600.

Esta actividad estimula la producción de las principales endorfinas, mejora la respiración, ayuda a aliviar el estrés ya que te mantiene enfocado y liberando tensiones. Igualmente, Mejora la circulación de la sangre, favorece la actividad pulmonar y cardíaca, elimina toxinas y además de esto hace que la piel luzca mucho más saludable.

Así mismo esta disciplina combina diferentes rutinas deportivas como: el yoga, la danza, y el pilates, y al contrario de lo que se dice no es solo un deporte para mujeres, muchos hombres también lo practican en la actualidad.

Cuidados

Al igual que muchos otros deportes, en el pole dance podrían presentarse algunos problemas a la hora de ejecutarlo, pueden producirse lesiones si no cuentas con la ayuda de personal calificado que te oriente en el momento de iniciarte en esta práctica. Es muy importante contar con un profesional porque muchas de las acrobacias requieren elevaciones con las piernas y podrías estar expuesto a caídas y golpes.

Consejos para practicarlo

Párate a el lado derecho del tubo, sujétalo con fuerza y usa la pierna izquierda para retroceder un paso, una vez que estés frente al tubo da un paso hacia un lado y rodéalo con tus piernas.

Una vez tengas al tubo rodeado con tus piernas y estés sobre él, intenta mantener tu resistencia, puede que al comienzo te cueste un poco ya que no tienes experiencia, pero después de varias secciones lograrás mantenerte en el tubo, y deslizar tu piernas sobre el.

Una vez que hayas logrado estabilizar tu cuerpo en el tubo, intenta sostenerlo con tus manos y da giros a través de él, apoyando tu pierna derecha sobre el tubo para tener impulso, suelta una de tus manos y termina los giros con la espalda en el tubo.

Os dejamos con este interesante vídeo que te explica cómo iniciarte en ejercicios de Pole Dance, con algunos movimientos pensados en aquellos principiantes interesados en probar con esta disciplina tan completa para estar en forma: