Durante el día verás a encantadores de serpientes, domesticadores de monos o dentistas que exponen las piezas que extraen como así también las dentaduras postizas que venden, adivinadores de la suerte y la buena fortuna, tatuadores exponiendo sus trabajos, tatuados, predicadores, sanadores con curas milagrosas, timadores de todo tipo, puestos que venden jugos, especias, caracoles, menta, etc. Y, por sobre todas las cosas, un intenso tráfico de coches, taxis, bicicletas, motos y todo tipo de vehículos. Las tiendas están siempre abarrotadas de gente y la visita obligada es tomar algo en un bar que tenga terrazas con mirador.

Durante la noche la plaza se puebla de puestos de comida, músicos que brindan su arte, bailarinas de danzas tradicionales, espectáculos teatrales y de arte callejero en general. Los olores a comida que van saliendo de los puestos es una invitación irresistible a probar las preparaciones que se están realizando y el humo juega con las luces realzando el clima exótico. Después de la cena, en el último paseo que puedes realizar verás gran cantidad de espectáculos. Marrakech posee una intensa vida nocturna.

Puesto de comida de esta plaza

Otra curiosidad durante el día es que de todos los lugares se escucha la llamada al rezo realizado por las mezquitas y que moviliza gran cantidad de fieles.

Lo más significativo de esta plaza es el hecho de que se puede pasear por ella sin aburrirse sea la hora que sea, siempre tendrás la oportunidad de sorprenderte y ver cosas diferentes. Por eso, si viajas a Marrakech tienes que hacer varias visitas a esta plaza para que tengas una verdadera visión de lo que allí sucede.

El espacio que rodea la Plaza Jamaa El Fna está preparado con tiendas, bares y restaurantes para que los turistas encuentren en un mismo lugar todo lo que necesitan durante su visita. Además están las famosas tiendas con suvenires que todo el mundo se lleva.

Algunos de los puestos que se encuentran en el mercado

Dentro de la Medina y a pesar de su complejo entramado, la mayoría de las callecitas terminan en la plaza mostrando la importancia que tiene. Su nombre, Jamaa El Fna, significa “asamblea o reunión” aunque la traducción literal es “Plaza de la muerte” porque antiguamente en ese lugar se exponían los cuerpos y las cabezas cortadas de las personas ejecutadas, o sea los infieles, delincuentes, etc. Por aquel entonces no cumplía la función de plaza.

En la mayoría de los países, las plazas tienen interés por los edificios que posee, en este caso, la plaza es importante por la vida que tiene que representa la cultura de Marrakech en todo su esplendor. Es por este motivo que ha sido declarada Patrimonio Oral de la Humanidad por la UNESCO en 2001.