¿Para qué sirve esta plataforma? Para que los gamers puedan encontrar y comprar juegos, además de conocer todas las novedades de la industria y saber todo sobre los juegos que les interesan. Otra de las posibilidades que ofrece Playfield es la de formar parte de futuras comunidades de prueba de juego en desarrollo desde su lanzamiento en versión de test hasta su lanzamiento final.

Lo novedoso de esta plataforma es la posibilidad del descubrimiento. En una industria tan saturada como la de los videojuegos, esta posibilidad de descubrimiento es algo sumamente valioso. Los gamers tienen problemas para encontrar nuevos productos que les llamen la atención (más allá de las nuevas versiones de juegos que ya han jugado) y los productores tienen problemas para publicitar y vender sus juegos. Allí interviene Playfield, que fue creada por la desarrolladora finesa Shark Punch y que actualmente se encuentra en estado beta (una versión provisoria hasta que salga la definitiva).

Lo que Playfield le ofrece a cada usuario es una experiencia totalmente personalizada, facilitándole el acceso a los juegos que le interesan, de forma similar a lo que hacen Amazon o Netflix con sus contenidos recomendados. Para aquellos que siempre están buscando un nuevo juego, es una herramienta muy útil.

Por otra parte, también te puedes convertir en “seguidor” de un juego en particular, conociendo todas las novedades que lo involucren, así como las publicaciones de cada título en redes sociales como Twitter y YouTube. También ofrece salas de chat exclusivas para usuarios y dedicadas a cada juego.

Shark Punch recaudó de diversos inversores la suma de 1,2 millones de dólares estadounidenses a fines del año 2014, con la promesa de crear Playfield y así poder conectar a los gamers y los desarrolladores de juegos en una misma comunidad virtual. La plataforma salió a la luz a principios de 2015.

La firma Shark Punch fue conocida por su juego The Masterplan, al que la pequeña firma describe como un “puzzle táctico de acción” que fue bastante popular en la década de 1970. Crear una plataforma social para gamers puede ser un movimiento muy osado para una compañía como esta. No obstante, según su fundador Jiri Kupiainen, sus miembros parecen decididos a apostarlo todo por Playfield.

De todas las ventas realizadas durante el 2015, sus desarrolladores recibirán el 90 % de las ganancias. Pero, a partir de febrero de 2016, el porcentaje de los beneficios que reciban los creadores de los juegos descenderá al 75 % de forma definitiva. De esta forma, las productoras de juegos independientes podrán llevarse una buena porción de las ventas de sus productos a través de esta plataforma.

Para poder acceder a Playfield y crear tu cuenta de usuario, puedes utilizar tus perfiles de Twitter, Facebook o Google, aunque también está disponible la creación de una cuenta brindando una dirección de correo electrónico y una contraseña.