Muchas de las plantas ornamentales que tenemos en casa pueden ser tóxicas para los animales, que podrían tener problemas si comen tallos, hojas o frutos de las mismas. Si tenemos plantas en las zonas dónde van a estar los peludos de la familia debemos de asegurarnos de que son inocuas para ellos y lo mismo antes de comprar una nueva, que quizás sea muy bonita pero tremendamente peligrosa.

Plantas habituales en los hogares tóxicas para las mascotas

Como hemos dicho es bueno investigar cada planta, sobre todo si el perro comienza a vomitar o a tener diarreas y no conocemos el origen. Si en los vómitos hay pedacitos de plantas ya podemos tener una pista de qué es lo que está pasando. Los gatos son menos aficionados a comer plantas, pero también lo hacen en ocasiones.

Esta es una lista de algunas especies muy habituales que pueden causar problemas en los animales: La flor de pascua, la hiedra, el acebo, el lirio, el tulipán o el potos.

Estas podrían incluso causar la muerte de la mascota: el narciso, el muérdago, el tejo, el Jacinto,  el ricino o la azalea.

Otras plantas y hierbas que pueden afectar a los animales

Aunque la marihuana no es legal, muchas personas la fuman y lo hacen en la misma sala dónde están sus mascotas. Quizás crean que esto va a tener en los animales el mismo efecto que ellos buscan. Sin embargo no es así. El organismo de perros y gatos es muy diferente al humano en muchos aspectos, y la influencia de la marihuana no tiene nada que ver en los animales y humanos. Si la ingieren pueden tener graves problemas digestivos y el humo puede causarles alteraciones nerviosas, sobre todo en el caso de los gatos, tan sensibles a todo lo referente a sus estado nervioso.

Aunque los efectos quizás no se noten al momento, a medio  o largo plazo nos podemos encontrar con que la mascota tiene problemas de comportamiento que no entendemos y pueden derivar de su exposición al humo de la marihuana.

La manzanilla suele encantar a perros y gatos y es muy buena como digestivo, así que se puede aprovechar el que les guste al sabor para dársela si es necesario. Sin embargo la valeriana en gatos puede tener un efecto muy similar al captnit. Si quieres que tu gato use un rascador o un juguete, toma una capsula de valeriana, disuélvela en un poco de agua y con un spray rocía sus cosas. Se pondrá como loco y es posible que babee, pero no tengas miedo, no es peligroso.