Muchos jardineros nóveles no se atreven a llevar a cabo esta iniciativa porque piensan que esto les generará más trabajo, pero si lo ponemos en perspectiva, resulta mucho más útil, ya que este tipo de planta es altamente ornamental, con un buen nivel de desarrollo y básicamente lo único que necesita para tener un buen aspecto son las tareas correspondientes al riego y a la poda.

Sustituyen al césped

Generalmente la tendencia para tapizar los suelos de un jardín es el césped. Bien, aunque no menospreciamos la utilidad del césped, te invitamos a probar una opción distinta, que es mucho más práctica. En comparación al césped, las plantas tapizantes (cuya lista alcanza al menos unas 200 especies), consumen menos agua, necesitan menos tratamientos de fertilización y poda. Aunque sembrar césped parece menos costoso, al final ahorrarás dinero con estas plantas, porque no requieren un arduo trabajo de mantenimiento.

Tienen un alto valor ornamental

A diferencia de otras formas de alfombrar nuestros suelos, con las plantas tapizantes podremos aprovechar su potencial ornamental, porque muchas de sus especies producen flores, que darán mayor colorido y vistosidad a nuestro jardín, con ventajas notables frete al césped, que solo produce el tono verde, y es mucho más estático en cuanto a textura y forma.

Es ideal para zonas de alto relieve

Las zonas con pendientes, permiten un mejor manejo de las plantas tapizantes, porque estas crecen de forma similar a las trepadoras, así que en lugar de buscar la uniformidad clásica del césped, puedes experimentar una capa con diferentes profundidades, de acuerdo a la altura del terreno. Este grupo de plantas permite un mejor aspecto del suelo, porque tienen la propiedad de crecer hacia distintas direcciones.

No necesitan luz permanente

Otra ventaja de este tipo de plantas, en comparación con el césped, es que muchas de estas no requieren obligatoriamente de luz directa y permanente para poder desarrollarse, ya que pueden evolucionar de manera adecuada en aquellos espacios sombreados del jardín.

Por otro lado, existen diversas especies que pueden ser pisadas por las personas de vez en cuando. En suma, todo dependerá, como siempre, de los intereses que tengas como jardinero, de la utilidad que le des a los espacios naturales de tu casa y de tus posibilidades en cuanto a tiempo y dinero.