Cuidado al comprar una planta

La principal forma de evitar que ocurran situaciones no deseadas con tus mascotas, es tener mucho cuidado al comprar una planta y consultar cuál es su nivel de toxicidad y cómo podría perjudicar tanto a un animal o a una persona que la ingiera accidentalmente. Recuerda que el grado de toxicidad de una planta varía de acuerdo a la época del año y a la etapa biológica de la planta, del mismo modo, su efecto será más o menos grave en función a la cantidad que ha sido consumida.

Adiestra a tu mascota

El paso más importante para evitar que tu mascota se intoxique al consumir alguna planta, es adiestrarla y hacerle entender que no debe acercarse a dichas plantas, para ello existen algunos métodos particulares y en último caso puedes contratar a algún profesional para que colabore en esta tarea. Algunas mascotas son muy juguetonas y comen prácticamente todo lo que puedan, de modo que también deberás fomentar hábitos alimenticios adecuados.

Mantén las plantas en zonas especiales

Otra medida útil es identificar a las plantas tóxicas y colocarlas en una zona particular del jardín, preferiblemente que la mascota no pueda alcanzar. Sin embargo, si tu mascota es lo suficientemente ágil, esto no será ningún impedimento para que llegue a la planta.

Compra una planta para tu mascota

En algunos casos, funciona comprar una planta especial para tu mascota, por ejemplo, si tienes un gato, existe una planta llamada hierba de gato, diseñada para que el felino juegue las veces que lo desee y pueda morderla sin ningún riesgo a su salud.

Acude al veterinario

Si no logras proteger a tu mascota de ingerir alguna planta tóxica, debes acudir al veterinario lo más pronto posible, para disminuir los efectos negativos que puede tener la planta sobre el organismo. Existen al menos unas 600 especies de plantas tóxicas (gran parte son ornamentales), así que procura mantener a los niños y a las mascotas libres de este peligro.