Las plantas medicinales resultan maravillosas y muy útiles cuando tratamos de combatir problemas o enfermedades en nuestro cuerpo. Las quemaduras son lesiones en la piel que pueden llegar a dañar los tejidos de nuestro cuerpo. El fuego no es el único que puede provocarnos quemaduras, el contacto con objetos calientes o muy fríos, detergentes o la electricidad pueden dañarnos también. Según la intensidad de la quemadura se pueden clasificar del primero al tercer grado donde la primera solo afecta la primera capa de la epidermis y las de tercer grado pueden fácilmente destruir nuestros tejidos haciéndolos incluso de un color negro como el carbón.

Tratamientos naturales para quemaduras

Debemos de tomar en cuenta que se debe de acudir al doctor en primera instancia, especialmente si su gravedad es considerable, pues puede deribar en problemas graves como infecciones. Pero si desea tratar una quemadura pequeña, algo que sufrimos con frecuencia al entrar en la cocina, puede usar algunas de las plantas que mencionaremos a continuación.

  • El aloe: es uno de los gels naturales más beneficiosos y con propiedades que ayudan a diferentes tipos de padecimientos, uno de ellos es el de poder de aliviar el dolor de una quemadura. Solo se debe cortar un pedazo de hoja de sábila y luego cortarlo a la mitad y así podamos colocar el gel directamente sobre el área afectada.
  • Aceite de oliva: sonara extraño y se podrá sentir un poco de dolor, pero si aplicamos un poco de aceite de oliva y sobre ella ponemos un poco de sal de marina evitaremos que se generen las molestas y dolorosas ampollas.
  • Lavanda: esta aromática flor puede ayudarnos a desinfectar la quemadura y es muy favorable para la cicatrización así como también nos ayuda a calmar el escozor. Lo único que debemos hacer es colocar hojas secas de esta flor en agua y dejarlo por unos 10 minutos, con esta agua debemos de lavar el área afectada por lo menos unas 3 veces al día.
  • Avena: esta es una de las plantas más usadas para el tratamiento de la piel ya que da suavidad y elasticidad. Solo debemos de mezclar un poco de avena en agua hasta formar una masa y colocarla sobre el área afectada, cambiar unas tres veces al día.