Así como muchas personas orientan su jardín al cultivo de flores y plantas para decorar sus espacios, otras prefieren sacar un provecho más tangible y se dedican a la siembra de plantas aromáticas y medicinales. Por ello, haremos un recorrido por algunas especies muy fáciles de cultivar, con beneficios directos para la salud y aromas seductores.

Toronjil o melisa

Se trata de una hierba con un característico aroma parecido al limón, que tiene un período de duración muy amplio, con fácil capacidad de cultivo en macetas o sobre el terreno directamente. Resiste a las altas temperaturas, pero requiere cierta cantidad de riego de manera progresiva. Su utilización es muy común a manera de infusión, sirviendo como un relajante para problemas nerviosos, o para ser ingrediente de ensaladas y otros platos.

Orégano

Es una reconocida planta utilizada en la cocina, que aporta un sabor particular a los alimentos. Tiene una vida aproximada de 6 años, no requiere grandes tareas de riego para sobrevivir, es muy práctica en su cultivo y puede podarse de forma considerable para favorecer un nuevo crecimiento. (Podemos verlo en la imagen del principio del artículo)

Tomillo

Se trata de una planta de mucha utilidad en la cocina, pero también como un estimulante digestivo.Se recomienda consumirla infusiones para regular los trastornos respiratorios comunes. Es muy fácil de tener en casa, porque prescinde del riego constante, resistiendo a la sequía. Tampoco necesita ser fertilizada con nitrógeno y tiene un ciclo de vida que oscila entre 4 o 5 años.

Albahaca

Consiste en una planta anual, que debe sembrarse en cada primavera, empleada principalmente en la preparación de alimentos y destacada por su importante constitución proteica. Es práctica para cultivar en huertos, macetas, etc.

Albahaca en una maceta que podemos tener en casa

Laurel

Este condimento fundamental para alimentos, se cultiva preferiblemente en la semisombra, ya que la luz abundante llega a perjudicarlo. Se emplea también para mejorar el funcionamiento digestivo y de los riñones. Sin embargo, se ve constantemente amenazado por algunas plagas, así que es conveniente supervisar todas las etapas de su desarrollo. Sus hojas pueden consumirse frescas o secas, dependiendo del sabor que se desee obtener en los platos a preparar.

En la naturaleza existen muchas más plantas que podemos cultivar en casa, y utilizar con fines alimenticios y medicinales. Así que atrévete a obtener muchos más beneficios de tus cultivos, dedicando un espacio a las especies como estas.