El café

Los efectos que buscamos en el café son producidos por la cafeína. Una taza de café por día en una persona que hace ejercicio regularmente seguramente no es una horrible apuñalada a nuestro organismo, y de hecho, resulta que hay numerosas investigaciones que demuestran que ingerir café con moderación tiene efectos muy positivos en el corazón, aumenta la memoria a corto plazo y evita la fatiga mental y muscular.

Pero no puede decirse lo mismo si tenemos el hábito de tomar tres o más tazas por día como parte de una rutina sedentaria. Las personas que abusan del café pueden sufrir insomnio, ansiedad, temblores, dolores de cabeza y de estómago. En el caso de las mujeres embarazadas, puede afectar el desarrollo del feto al igual que el alcohol o el tabaco.

Tabaco

Al contrario del café o la marihuana-abajo- el tabaco no tiene ningún tipo de beneficio, y afortunadamente, existe un frente sólido para erradicarlo como hábito.  El consumo de tabaco es la principal causa de enfermedad, discapacidad y muerte en el mundo. Cada año mueren más de 5 millones de personas en el mundo a causa del tabaquismo.

Las principales causas de muerte por consumo de tabaco son  enfermedades del corazón, desarrollo de cáncer,  enfermedades respiratorias y efectos adversos en el sistema reproductivo femenino. Si bien la gravedad o tiempo de efecto de estas enfermedades depende de la cantidad de cigarrillos que fumamos por día, uno solo ya es suficiente para dañar el organismo.

En una época, se recomendaba fumar porque tranquilizaba a las personas, y aunque hoy en día sabemos los efectos terribles que tiene el cigarrillo en el organismo, muchas personas escogen seguir fumando. Si bien es difícil dejar de fumar-y no es por “debilidad personal”, el tabaco afecta nuestro organismo y hay síntomas de abstinencia- hay numerosos programas en línea y en hospitales públicos para poder dejar el hábito.

Marihuana

Existe un fuerte debate con respecto a la marihuana. Los argumentos en contra son bien conocidos (y algunos, realmente ridículos) pero los argumentos a favor generalmente se apoyan en el derecho que tienen los individuos de escoger que tipo de droga consumir, apoyándose en el hecho de que otras drogas-no menos dañinas que la marihuana- están permitidas.

Sin embargo, el hecho de que haya peores drogas no implica que la marihuana no sea dañina. De hecho, es tan perjudicial para los pulmones como el tabaco, genera adicción como el café y afecta el comportamiento de las personas que la fuman de la misma manera que el alcohol.

¿Marihuana medicinal? Por supuesto. ¿Marihuana recreacional? Pues deberíamos tener la libertad de escoger, pero eso no significa que su consumo sea algo bueno.

Cabe mencionar muchos remedios medicinales que son recetados como algo bueno y que, sin embargo, no tienen efecto alguno o, por el contrario, son dañinas (como dar pimiento rojo a quien sufre de un ataque al corazón). Siempre asegúrate de que los suplementos que consumes tengan evidencia empírica sobre su efectividad y recuerda: la prevención es siempre el mejor remedio.