¿En qué consiste?

El método de esquejes pertenece a la forma de propagación asexual, donde se necesita solo un progenitor para que la planta se desarrolle y germine. Básicamente, se trata de separar una parte importante de la planta madre, para luego sembrarlo y generar una nueva planta que viene a ser una especie de clon. Para ello, se deben cumplir ciertos pasos, como por ejemplo, una siembra impecable con las mejores condiciones de cultivo, para que el tallo que sembremos logre formar raíces y crecer de manera adecuada.

¿Cómo funciona el enraizamiento?

La explicación del proceso de enraizamiento es un poco profunda desde el punto de vista científico, pero digamos que ese parte de la planta que hemos cortado, contiene toda la información genética de la planta madre, y por consiguiente, tiene la capacidad de reproducirse de una forma casi exacta a la original.

Gracias a los esquejes podemos crear tantas plantas nuevas como queramos a partir de una original

¿Qué ventajas tiene?

Principalmente, se trata de obtener una planta prácticamente igual a la anterior, sin gastar mucho dinero. Por otro lado, nos ahorramos un poco de tiempo en el período de crecimiento de la planta porque no estamos haciendo una siembra por semilla, cuya germinación es más lenta y menos efectiva que los esquejes.

¿Cuáles son los tipos de esquejes?

En general, existen 4 tipos de esquejes. Inicialmente, tenemos al de brotes, que son aquellas puntas que florecen en primavera, por tanto, son muy eficaces para desarrollarse de forma independiente, luego encontramos al de ramas tiernas, que es una fase más avanzada de los brotes, con el grado de longevidad suficiente para crecer por separado. Asimismo, tenemos al de ramas semilignificadas, donde las ramas ya han tomado forma, tamaño y constitución considerables para continuar su evolución solas, y finalmente mencionaremos al de ramas lignificadas, mejor conocidas como estacas, con un nivel de desarrollo más avanzado.

Para hacer un esqueje, elabora con la ayuda de un jardinero una lista de especies que contemplen este método de propagación, escoge las de tu preferencia y procede a multiplicar tus plantas de una forma sencilla. Para reforzar este método, puedes utilizar algunas estrategias de fertilización, para asegurar el buen crecimiento de la nueva planta.