Generalmente, cuando nos hablan de plantas colgantes solo pensamos en helechos, pero en realidad la cantidad de especies de esta variedad vegetal es mucho más amplia, así que te presentaremos otras opciones para decorar tu jardín o espacios internos, además de los aspectos principales para su cuidado.

  • Maranta tricolor: Se trata de una planta de origen brasileño, ideal para espacios internos con ambientes húmedos. Destaca el delicado diseño de sus hojas tricolores, cuyo efecto se hace visible porque el tallo de la planta no tiene la suficiente fuerza para erguirse, así que tiene un crecimiento hacia abajo. Debe ser regada con frecuencia durante su etapa de crecimiento, y luego debe procurarse mantener húmedo el suelo que la alimenta.
  • Cinta o malamadre: También conocida como lazo de amor, es una planta originaria de Sudáfrica idónea para la decoración de espacios internos. Sus hojas no alcanzan una longitud tan amplia, por lo que fácilmente puede ser cultivada en una maceta. Prefiere vivir en espacios húmedos, así que viene perfecta para el baño o la cocina. Se riega unas tres veces a la semana durante el verano y una vez en invierno.
  • Carpa dorada o columnea: Es una variedad muy llamativa, ya que tiene hojas y flores de un intenso color naranja rojizo que aporta mucha visibilidad a cualquier espacio. Es una especie que convive cómodamente con un poco más de calor, así que no necesita estar en zonas tan húmedas, ni ser regadas con tanta frecuencia. Lo mejor será ubicarla en un lugar donde reciba luz, pero no directamente del sol.
  • Columnea mona lisa: Esta planta goza de mucha fama, porque es muy sencilla de cultivar y tiene un efecto decorativo muy útil, ya que permite ser direccionada hacia abajo con hojas que pueden servir como cortina, así que puede ubicarse en la entrada o salida del jardín. Su ramaje es abundante y produce flores de color rojizo. El cuidado es muy similar a la carpa dorada.

Se recomienda sembrar estas plantas en macetas de plástico, cestos de pared o cerámica, a fin de que el drenaje se produzca de forma más lenta, así las plantas conservarán la humedad por más tiempo y esto hará mucho más práctico su mantenimiento.