Las piñas y las cosas que necesitas saber sobre ellas

Estas frutas además de ser deliciosas y ricas en diferentes vitaminas, son frutas tropicales, en algunas partes del mundo también suelen llamarlas ananás, como son de origen tropical y además exótico estas se pueden sembrar en áreas templadas que tengan condiciones controladas.

Por otro lado esta es una planta que no necesita muchos cuidados a diferencia de otras no es tan delicada, lo único que necesitas saber es que debes hacer su siembra en sitios que posean bastante luz y que sean cálidos, ya que no suelen soportar los climas fríos. La piña en comparación con otras plantas frutales puede sembrarse en un maceta y crecer cómodamente sin aumentar mucho su tamaño.  

Pasos para sembrar esta planta frutal en una maceta

Lo primero que debemos hacer es cortar la corona de la piña de la manera que solemos hacerlo normalmente, además una vez que lo hagamos debemos quitar la carne sobrante, la carne es esa parte que tiramos a los desechos a la hora de consumir la piña, esto se debe hacer para evitar que se pudra luego de que la hayamos sembrado.

Así debes cortar la piña para plantarla

Cuando hayamos recortado de manera correcta la corona de la piña, necesitaremos un vaso lo suficientemente grande y con espacio para colocarla en él, además debemos llenarlo de agua, la dejaremos ahí por unos días hasta que comience a salirle las raíces a la corona, una vez que tenga las raíces podemos proceder a ubicar la corona en una maceta.

Primero hay que dejar la parte de la piña que queremos cultivar en agua

Como se prepara el recipiente

Debemos haber escogido con anterioridad el recipiente donde plantaremos la piña, este debe contener dos áreas de tierra fértil y una parte de arena blanca. Una vez que hagas la mezcla de esta tierra, debes añadir unas cuantas piedras pequeñas en ella, esto se hace para que la planta tenga un buen sistema de drenaje, ya que no se lleva muy bien con el exceso del agua y ayudará cuando la reguemos.

Una vez que ya tengas la mezcla y hayas plantado la corona en la maceta de manera firme, debes ubicarla en cualquier espacio de tu casa donde reciba luz exterior, puede ser en alguna de las ventanas de tu casa, recuerda que no soporta el frio del invierno y debes resguardarla cuando este llegue.

Pasadas unas tres semanas las hojas del centro comenzaran a crecer, indicando que la planta ya tiene raíces, la temperatura donde la ubiques no debe ser menor de 15 grados. Cuando hayan pasado de 20 a 24 meses podremos comenzar a ver sus frutos y disfrutar de estos, mientras este proceso finaliza será una planta útil para purificar el aire de tu hogar y hacerlo lucir mucho mejor.

Piña con su fruto