La Federación Cinológica Internacional, organismo que rige a nivel internacional las normas de cría de perros, tan solo reconoce cuatro razas de trineo propiamente dichas: El Perro de Groenlandia, el Husky Siberiano,  el Samoyedo y el Alaska Malamuten. No obstante hay otras razas que son de tiro, aunque no tengan la consideración oficial de perros de trineo, como el Perro Esquimal Canadiense, el Husky de Alaska o el Chinook entre otros.

Para los que tan solo pretenden disfrutar del deporte sin participar en competiciones oficiales, cualquiera de estas razas así como sus cruces, son totalmente válidas.

La unión con estos animales llega a ser muy grande

Deporte en la nieve

El tradicional deporte en trineo sobre la nieve se lleva practicando desde tiempos ancestrales, aunque evidentemente antes era una forma de desplazarse y de transportar mercancías y no un simple entretenimiento.  Normalmente se utilizan varios perros

Los entrenamientos de los canes para la práctica del mushing sobre nieve (como se le llama a este deporte) en cualquiera de sus modalidades,  suponen muchas horas de ejercicio para el perro y para su dueño. Si se hace como algo divertido y no en plan profesional con las presiones que conlleva, puede ser muy gratificante y un lazo de unión muy importante entre la persona y sus perros.

Una modalidad muy divertida de tiro es el Skijoring, que tiene como peculiaridad que se realiza con un solo perro y la persona va sobre esquís, con el can atado a su cintura.

Deporte en tierra

El mushing no solo se practica sobre la nieve, es posible practicar el tiro en trineo sobre tierra, con trineos especiales con ruedas, o pequeños carros.  Cualquier perro puede disfrutar de este tipo de deporte, mientras lógicamente tenga la envergadura necesaria para tirar del carro con facilidad.

Algunas personas lo practican con un único animal utilizando cualquier tipo de modo de desplazarse: un triciclo o una bicicleta son los  más habituales.

Perros de tiro en superficie de tierra

Una modalidad especial es el cani cross, que consiste en que la persona directamente corre con los perros atados a su cintura, debiendo de ser ellos los que tiren de la persona y no al contrario.

En cualquiera de las modalidades de mushing hay que contar con arneses especiales y amortiguadores para no lastimar al animal, no siendo válidos los arneses de paseo.