¿Ha sido una raza creada por los nazis para matar a gente?

No. Nada más lejos de la realidad. Esta leyenda que ha acompañado a los Doberman es quizás una de las más injustas ya que ha hecho caer sobre ellos la fama de asesinos de hombres, cuando se trata de animales muy cariñosos y fieles. La raza fue creada en el siglo XIX por Karl Friedrich Louis Dobermann, un recaudador de impuestos que quería un perro que le diera seguridad en su peligroso trabajo. Lo obtuvo del cruce de razas como el Rottweiler o el Pinscher y debido a su gran inteligencia y su fuerza se ha empleado en trabajos del ejército en numerosas ocasiones. De hecho ya en la Primera Guerra Mundial se utilizaron perros de esta raza, en ambos bandos.

Información que desmonta algunas acusaciones falsas sobre lo peligrosos que son los doberman

El Doberman es peligroso, su cerebro nunca deja de crecer y al final se vuelven locos

Lo que parece que nunca deja de crecer es la imaginación de la gente. ¿Un cerebro que crece y crece hasta verse tan comprimido en su cráneo que conduce a la locura? Parece sacado de una buena novela de terror, pero no tiene absolutamente ninguna base científica. Quizás la más absurda de todas las leyendas que circulan sobre este animal.

Se trata de un perro, eso sí, con carácter y fuerza y por tanto no apto para personas que no sean capaces de controlarlo y educarlo. Pero es exactamente lo mismo que sucede con cualquier otro animal de estas características, que en manos no adecuadas pueden desarrollar problemas de comportamiento consecuencia de una mala o inadecuada educación, pero no de un problema de desarrollo del cerebro.

Es un animal de laboratorio y por tanto inestable

Una versión del anterior mito, pretendidamente más científica. La gran mayoría de las razas de perros son creadas a partir de otras razas previamente existentes. Actualmente hay registradas un grupo reducido de razas puras muy muy antiguas que apenas hayan sufrido cambios, siendo la inmensa mayoría productos de cruces.

Estos cruces no se crean en laboratorios, algunos son producto de las relaciones de perros de diferentes razas en un territorio concreto, que da lugar a una raza mestiza de la que acaban por definirse unas características determinadas dando lugar a una raza concreta. En otros casos, son los criadores mediante selecciones y cruces los que dan lugar a determinados perros, creados partiendo de animales indicados para el pastoreo, la vigilancia o cualquier otra cualidad que se quiera resaltar. Ya hemos comentado el origen del Doberman, como perro de protección personal creado por un recaudador de impuestos.